domingo, octubre 15, 2006

¿Quién toma solera?

He dado tiempo para que lean mis cuentos, pero parece que los cuentos no le interesan a nadie. No importa. No los considero fundamentales en la historia de la literatura. Lo que parece fundamental es mi vida de fracasator. Me fascina. Ahora estoy decidiéndome por largarme a algún lugar baratísimo para nada más que escribir. Lo que implica un lugar baratísimo es, que por cierto ya estoy en un lugar baratísimo, vivir a cientos de kilómetros del centro de la ciudad, con vecinos que tienen un vocabulario todavía menor del que usan mis vecinos actuales en la Escandón y aburrirme demasiado, creo.
La verdad es que no lo voy a hacer. Siempre digo que me iré a casita de la chingada sin llevarlo a cabo nunca. Me mantendré en la Escandón trabajando para pagar la renta y algunas otras cositas muy sencillas y mandar a la verga el valioso tiempo para leer y escribir, apenas y puedo poner unas letras en un pinche blog.
Trataré de escribir otro libro de cuentos o algo, lo que sea, para ver si ahora sí causa sensación.
El cuchitril ha sido un éxito. Hasta salió en la Jornada. Magnífico. Está bueno. Lo malo es que quizá añade sólo un episodio extra del cuchitril, pero ningún otro.
La semana que viene, es la última que laboraré en el barecito ese en el que he estado. Me siento bien por dejarlo, descansado. Este fin de semana sufrí un ataque de gripa multi febril. Así que falté tres días, que seguramente no me los pagarán porque no soy más que una especie de lavatrastes. No soy nada. Si me muero de gripa no pasaría nada. Así me siento últimamente.

En el bar conocí a un coreano, se decía coreano, que llegaba simplemente a chingar. Quería que se le sirviera solera con coca a la perfección, se sentaba en la barra, así que podía estar cerca de mí, cosa que me sacaba de quicio. Trataba de ignorarlo, de verlo como cualquier otra persona, pero cada vez que se acababa su vaso de solera con coca, además de solera, ¿quién toma solera?, golpeaba con el borde inferior del vaso sobre la barra seguidamente. Aunque viera lo ocupados que estábamos y nos tardáramos uno o dos minutos en servirle, en servirle, daba los golpecitos de nuevo con el vaso. Se tomaba unas dos o cuatro copas, decía que el bar le parecía horrible y que el servicio era espantoso, pagaba la cuenta y se largaba mientras todos, hasta los otros pocos clientes, dábamos un respiro de alivio y calma. Siempre hubo algunos hombres madurones que veían al coreano con unas ganas enormes de golpearlo hasta tirarlo al piso chorreando sangre. Cuando se largaba, algún güey o varios, relajaban la mano que la tenían apretada en puño y lista para dirigirla como proyectil a su destino por destruir. Incluso, el pinche coreano, llegó a acusarnos a varios de ser racistas. Claro, mientras decía tal estupidez, gritaba, alardeaba, movía los brazos; nos provocaba odio hacia su persona a la vez que jugaba con eso del odio hacia su físico; era un maldito desgraciado.

7 comentarios:

Abominable Mario Flores dijo...

La vida es una perra, y los coreanos luchones. No se le puede culpar por buscar que le dieran indemnización, si ya hasta tenía el ángulo que iba a usar en el juicio.

Pero están bien pinchis feos los hijos de su pinchi Oriente. Por eso la gente que ha visto Lost, la serie hit, se sabe el nombre de todos los personajes menos del coreano, al que simplemente se refieren como "el coreano". "Entonces estaban Jack, Locke, Michael, Boone, Ana Lucía, Sawyer, Kate, Sayid y el coreano, cuando de repente..."

Sé que a veces es inevitable azotarse, y que tú tienes una disposición muy fuerte a hacerlo; pero wey, yo y muchos otros te queremos, apreciamos, admiramos y moquearíamos mucho si te nos murieras de gripa.

Moquearíamos porque probablemente nos habrías pegado la gripa como acto final de venganza hacia este mundo sucio y coreano. Y también lloraríamos.

Recuerda que pienso en tí desde mi oficina, en el que yo también estoy muerto para el mundo. Besitos.

la magia del mago chiquito dijo...

Ay honey, ese mario que tiernisimo es...
No ruy, creo que es la crisis de la edad.. ahorita todo cuesta trabajo, todos nos sentimos don nobody, está cabron, pero no te preocupes, vamos a salir adelante, todos, juntos. Seamos positivos.
De lo del coreano, pues la neta, no hay que mentir, no seamos hipócritas, todos tenemos un cierto desprecio por esas personas, no se, no tienen la culpa de ser como son, pero si caen gorditos.
Saludame a luzenco. besitos

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

le hubieres escupido al trago del pinchi coreano

luzenco dijo...

Atinado el comentario del darth, porque el coreano de shit se aventaba unos escupitajos en la barra. Primero gargajeaba y luego escupía a la vista y oído de todos.

Anónimo dijo...

Ruy, Ruy, Ruy ya escribe.

Ale.

gabriel dijo...

Es complicado. Yo llevo 5 años queriendo irme a Guanajuato para escribir y comer pinole: imposible.

Sólo queda escribir como loco añorando mejores tiempos.

Ruy Guka dijo...

Las puertas de la casa de una vecina que tuve una vez cuando era niño y que olía a orín de perro con crema "hinds".
Chus.