martes, enero 24, 2006

¿Leche en la madrugada?


Ella es Luz


--Ruy, ve a comprar leche -Luz dijo. Ya había ido a comprar chile serrano y cigarros. Me hubiera pedido la leche en ese momento, ¿no?
--No. Me da hueva. Ve tú
--Ash -dijo.



Pasando a otras, acompañé a mi hermano hasta el aeropuerto. Quería cambiar un billetote de mil francos suizos que le dio mi abuelo. Pavel, mi abuelo, el abuelo que más quiero, ha sido como mi padre. Pues, mi abuelo vive en Praga. Toda una vida la de él que contaré en otro momento, ahora le toca al idiota de mi hermano. Lo acompañé. Íbamos en el metro transbordando a cada rato, parecíamos escapar del FBI del metro por vender música horrible en los vagones. Le iba diciendo que ya no podíamos seguir pagando la renta, etc., nos quedamos callados un momento hasta que dijo.

--Ruy, lo bueno de tú y Luz es que son como animalitos que nada más piensan en lo que necesitan en el momento y lo hacen; si quieren cagar van al baño -entre otros ejemplos de los que no me acuerdo y continuó-. No tienen problemas. No tienen nada que hacer ni tienen idea de a que se quieren dedicar -así más o menos terminó de decir-.
Le dije que me estaba ofendiendo. Durante otro transborde caminamos callados. Casi me saco de quicio después de que dijo eso y mientras caminábamos en silencio estuve a punto de decirle que se fuera a la verga y que no lo quería ver en mucho tiempo. Pero creo que he madurado un poco en todos estos años y solamente le dije que no nos conocía y que además yo no entendía porqué le gustaba sacar ese tipo de comentarios que parecen tener la intención de molestar o hacer sentir mal a alguien. Y terminé con un: bueno, así eres, ni modo. ¿Qué le vamos a hacer?
Pero que idiota. A veces me cae muy, pero muy, pero muy mal mi hermano.

Kostia me acompañó a mi ex escuela antes de ir a las mejores casas de cambio de la ciudad. Fui a cobrar doscientos pesos que me debe una mujer que me ha comprado bastante y su secre me dijo que no vino, que se sentía mal.

Todavía no me contestan del pinche Sky. Malditos. Otra vez estoy preocupado. Dice Luz que le vamos a hechar muchos huevos a lo de Kameny. Ta bien.

Me dió por poner diálogos por influencia de Salinger. Me gustó mucho uno de sus cuentos: Justo antes de la guerra con los esquimales.

Definitivamente no voy a ir a comprar leche. Y lo que no sabe Luz es que cuando fui por los chiles también compré unos Kranky; una sorpresita. No, la verdad es que los compré para mí; ahora que no quiero ir por la leche me dio por dárselos a ella así como un detallito inesperado y a cambio recibiré una de esas sonrisas que tanto me gustan.

Ah, y se me olvidaba. El 23 de febrero voy a leer tres cuentos en la Magna del CNA. Todavía no sé a qué hora. Así me dijeron, en la Magna del CNA. Voy a leer: Enredo insignificante. Juego sano. Violación original.
Que hueva leer en público, ¿no? Pero escogí esos porque creí que tendrían mayor acción e imágenes. Todavía los puedo cambiar. O igual y ni leo nada y me pongo a bailar tap. Tengo un número de tap bastante malo que podría servir para la ocasión. Además pongo cara de idiota mientras bailo.

2 comentarios:

mrs.potatoehead dijo...

que chido ruy lo del CNA, ... me gustaría estar ahi pero ya no estaré para esas fechas...
deberías ir por la leche, nada te cuesta....

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

ps yo estaré en el CNA el 24 de feb eeehh eehhh che presumido.