miércoles, enero 25, 2006

Hoy repararon mi calentador

Excelente.
Todo empezó cuando nos mudamos a este deptito en forma de casa dentro de una vecindad monona. Primero tardamos un poco en conseguir el cilindro de gas. Luego tardamos un poco más porque la instalación no estaba dividida entre la salida a el calentador y la de la estufa; como no teníamos estufa no pudimos verificar el calentador. Conseguimos una parrilla de dos quemadores que no logramos instalar inmediatamente. Compré un tubo de gas que tenía la boquilla pequeña y necesitábamos una de media pulgada. Así que fui al mercado Hidalgo en la obrera a conseguir una. Lo instalé. Lo probé. Me puse feliz. Aunque comprobé que el calentador no servía. No me desilucionó mucho porque estaba la opción de calentar agua en la parrilla. Eso fue al mediodía. Luz llegó en la tarde y le di la mala y la buena noticia. Se puso contenta y tomó de inmediato una olla para llenarla de agua y así me podría bañar después de algunos días de no hacerlo. Ella podía bañarse en la casa de sus papás, yo no, nos caemos mal sus papás y yo. Me fui al cuarto de la compu. Mi zona de trabajo. Apenas me senté y escuché unos gritos desde la cocina. No entendí bien lo que decía. Bajé de las escaleras un poco fastidiado cuando noté luces en las paredes como las que hacen las llamas del fuego en los rostros encontrados alrededor de una fogata. Me detuve un segundo, se veían sombras anaranjadas bailar entre las sombras negras de la casa. De repente me asusté y entré a la cocina que es minúscula. Recién había puesto unas repisas de madera comprimida por toda la cocina. Flameable a lo sumo. De los extremos de la manguera del mercado Hidalgo salía fuego.
Todavía quise reparar la instalación, pero preferí conseguir un plomero. Tardamos otro poco en lo que conseguíamos uno que nos cobrara bien y que hiciera un buen trabajo. Busqué uno por la colonia durante una semana, encontré uno que nunca acudió a las tres citas que acordé con él. Desesperante. Mal viaje. Sabía que era parte del show, pero era demasiado. Claro, había encontrado otros plomeros que hubieran podido ir enseguida y se veía que trabajaban bien, pero nada más por ir a ver qué estaba mal me iban a cobrar como 180 $. ¿Lo pueden creer?
En esas Luz llegó de la casa de sus padres diciéndome que su padre le habló a un plomero viejo amigo para que fuera al día siguiente. Vino. Colocó la parrilla de cierta manera para que la manguera no se doblara en los extremos y así no se saliera el gas. Lo probamos con éxito. Revisó el calentador al que le comprobó su inutilidad. Con todo esto ya me había bañado unas dos veces con agua helada. Fue espantoso. Por fin pudimos bañarnos con agua calentada en la parrilla. Ese plomero nos cobró 120 $.
Llamé a la inmobiliaria irresponsable para que compraran un calentador nuevo. Sí, como no. Mandaron a un señor tímido que le ajustó un tubito al calentador. Empezó a funcionar más o menos, parecía una nena. Lo prendíamos con delicadeza. No se mantenía en piloto. A veces cuando se prendía una vez para que se bañara alguno de los dos, después el segundo a veces tenía que bañarse hasta la tarde porque no volvía a prender, tenía que descansar unas horas.
Aguanté todo esto hasta anteayer que el calentador deplano no prendió. Llamé a la inmobiliaria y le dije a la ruca pendeja que se encarga de todo, que siempre contesta el teléfono, que el calentador no funcionaba. Y me dijo: Ay, no sé que pasa en ese lugar. Casi estallé, pero calmadamente la interrumpí y le dije: Pues, yo sí sé que es lo que pasa. El calentador es un cacharrito y no sirve. Necesito que vengan a cambiarlo, es una porquería. Eso dije y añadí de una vez que qué pasó con la impermeabilizada que no tiene la azotea justo arriba del cuarto de la compu y de la cama. Logré hacer algo de efecto. Ya un poco nerviosa dijo que mandaría a reparar el calentador otra persona de la que vino la primera vez y que lo de la impermeabilizada lo estaban investigando. Investigando, pinche grupo beteta de mierda y pinche vieja loca de mierda, codos, irresponsables, tranzas.
¿Tran[]a se escribe con z o con s? No sé. A lo mejor sale en la web de la lengua.
Ayer vino el de reparaciones a constatar mis palabras. Hoy regresó con la pieza gris que controla el apagado, piloto y abierto; nueva, claro; y unos tubitos conectores de la cajita al cacharro oxidado. Ya sirve. Calienta el agua mejor que antes. Todo este proceso duró dos meses.
El del mantenimiento que vino hoy le dijo a Luz que grupo beteta tiene varias demandas por no cumplir con los contratos. Que buenas noticias, carajo. Esta inmobiliaria maneja o tiene varias propiedades que renta. Cuidado.


Cociné sopa de habas y flor de calabaza con el primo del chile poblano, uno largo.
Ya casi se acaban los dos kilos de mandarina.

Hoy me pude bañar después de dos días de comezón en el culo.




Parte de arriba del boiler.



Cacharro oxidado.


Pieza nueva

*** Ya terminé de leer el libro de Salinger y me gustó otro cuento, es el último: El periodo azul de Daumier-Smith.
Ahora empecé el de Diez grandes cuentos chinos ***

2 comentarios:

Anónimo dijo...

pudiste haber hecho un post sólo de la comezón en el culo.

Abominable Mario Flores dijo...

Qué historia tan de la megaverga, Ruy. Pero me alegro que ya te puedas bañar calientito.

Tal vez te alegre un poquito saber que el otro día nos dimos cuenta de que el Bob es el Evo Morales de incógnito.