miércoles, enero 09, 2008

Cada día es una chinga peor

Dunga ca ta la sunga, me ca lipa, equina mala so te ca ronga.
Es tanta la energía con la que empiezo el año que escribo la primera letra de cada palabra pensada y cada palabra escrita es una oración hecha de las primeras letras de cada palabra.

¡No seas mamón! -los niños le gritaron sin dejarlo proseguir.

Estos niños de ahora, groseros, decirle mamón a mí. Ya niños, cállense, no sigan con sus burlas insanas. Si siguen le tendré que decir a doña Gertrudis sobre su comportamiento y les va a ir ¡de la chingada!

¡De la chingada! ¡De la chingada! ¡De la ruygukada! Jajaja -los niños terminaron su burla y Ruy se fue a leer.

4 comentarios:

Prado dijo...

enero es un lunes que se repite treinta y un días, dijo Gabriel, un amigo mío, mientras veía cómo dejaba caer dos cucharaditas de café instantáneo sobre mi coca cola. De dónde se sacan las energías para empezar el año, sabiendo que es bisiesto?

ºÉl (Ricardo Árbol) dijo...

Ponte parejo, esas vacaciones estuvieron largar, como no, si ni un recadito de "voy a la tienda ¿alguien quiere algo?" dejaste.


Esos niños tan sabios, pues.

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

y que leyó ruyguka?

Bob dijo...

Me cagan los niños, especialmente los muy despiertos, simpáticos y cuyos padres vaticinan ´son "muy inteligentes". Desde siempre la insolencia es algo así como una virtud. ¿O no lo es?