sábado, enero 21, 2006

Despertando

Son las dos de la tarde, escribo mi vida. No quiero quejarme constantemente, no es agradable.
Ayer fui a la presentación de un número de la revista Generación, en donde participaron alumnos de la esmeralda, su profe que los invitó y Humberto Guzmán, escritor mexicano que manda a la verga a todos o por lo menos eso trata de mostrar. Añado que es mi padre. El número fue dedicado a Marcel Dushamp. Ahorita no supe cómo escribir el nombre y lo busqué en la red. Casi ninguno de los apartados de la lista venían en castellano mexicano, la gran mayoría venía en inglés, francés, italiano, portugues y otros. Que bueno que una revista mexicana elaborara un número dedicado a D'd'uuu s'h'H'?hhha''m'P''p. Me permití escribir su nombre en mi lenguaje cuasi conceptual.
Octavio Paz hizo una especie de recolección de artículos sobre Dushamp y algunas de las obras que hizo, dentro de ellas metió unas ondas que parecían sacadas de una escuela o movimiento italiano llamada pintura metafísica que nadie conoce, pero que se puede encontrar en algún libro de historia del arte. Está muy cagado. Me refiero al pedo italiano, que fue hecho a principios del siglo XX, porque, ¿cómo se puede ver en un lienzo algo metafísico? Aún así hicieron magia y lograron plasmarlo. Que maravilla.
En la presentación dieron chelas. Me tomé dos. Ah, me tomé caguama y media antes de ir, junto con Constantino o Kostia, como le dicen, es mi hermano, y un amigo de la colonia de Kostia. Ah, ajá, entre la caguama y media y la presentación, fui a comprar a un seven un pico de gallo y un skyy. Después de la presentación nos fuimos en metro: mi padre, su vieja, Kostia, Pachuli, el alias del amigo, Luz, que pudo llegar al ex Teresa, donde fue el evento, y yo. Los jóvenes nos bajamos en Juanacatlán. Ah, ah, ajá, antes de subirnos al metro mi padre nos invitó una chela en la cantina El nivel, fundada en 1855, según el tapete de la entrada. ¿Quién sabrá si es cierto o no? Podría decirle a los borrachitos que acostumbran sentarse en la banqueta de la entrada de la ENAH a tomarse unas caguamas que hicieran una investigación antropológica sobre ello. Dicen que es la primera cantina de la ciudad. O la primera en registrarse ante alguna hacienda de aquella época. Indagaciones.
Nos bajamos en Juanacatlán. Cruzamos circuito, cerca de la embajada rusa, que por cierto sigue igual de fortificada como en la época en la que eran gángsters legales. Pasamos por un Extra y no compramos chelas ahí porque parece que los muy hijueputas cobran más de lo normal. Cruzamos circuito y llegamos a la calle de Pachuca. Entramos a una casa. Olía a cigarro y alcohol. El piso parecía moverse entre mis dedos de los pies. Literatura inútil. No se movía nada. Era la fiesta de Alexis, una amiga, en casa de Gutizongo, su novio, que se hizo porque se va a Los Ángeles, creo. Y no se va de mojada. No va a morir en el intento. No la van a matar los polis-solders. Creo que su viejo es gringo casado con mexican girl y viven muy felices en la city of Satélite en el state of mexican fuckin idiots montiels victims. Sí, algo por el estilo horrible que empleé.
Pos, sí, más y más chelas. Cuando me muera me podrán reciclar en unos cinco cartones de caguama Indio.
Se me olvidó mencionar que un cuate que trabaja en mi ex escuela me platicó hace unos días del movimiento literario gringo que se llama generación quemada, han de ser algo así como los hijos de la generación beat. ¿Sí, no, o no? Pero pus, me recomendó este cuate la antología de escritores con estas tendencias y saben qué la voy a comprar o conseguir. Esa edición es cara, es hecha en Siruela, imagínense, fácil unos doscientos pesos. Chalet. ¡Veeergas catatastróficas! Ni modo. A lo mejor le digo a Frida, la dueña de un café en la Condesa que tiene inn un libro club, que compre esa antología y se lo pido prestado. Es buena idea, a huevo, lo voy a hacer. El café de Frida es una cosa que tengo que poner aquí, porque como saben la Condesa es el fashion-capitalism-fuckin-superficial-sheet-from-the-hole-of-the-center-of-mexico-city y el café no es fashion.... Es chiquito y tiene una luz amarilla que invita a relajarte. El café goza de una decoración de izquierda-indigenista-viva-la-justicia-social-aburrida-fasistoide. El contraste es padre, en medio de los brillos se puede reconocer difícilmente una cueva de la que sale una luz tenue. El café se llama Momo.
Después de las chelas Luz me acompañó a las hamburguesas al carbón de la cuchilla de Jalisco y Revolución. Le invité una mordida, no quiso comerse una entera. Creo que está cuidando su línea. En la casa de Gutizongo platiqué con Luz y Alexis sobre el problema de la gordura, del comer y comer y comer a lo pendejo, por ansiedad. Me pareció que las dos tenían un leve problema con eso. Les dije que las entiendo, por ejemplo yo que no domino mi forma de beber y cuando ya estoy borrachín o drogado en una fiesta o algo así la gente me rechaza, sobretodo la mayoría de las viejas, y pus como no. Y bueno, creí que ellas sienten un rechazo parecido, sobretodo por parte de muchos hombres, por su gordura. No sé, a lo mejor me quivoco. A lo mejor sólo yo siento ese rechazo por borrachín y ellas tienen mayor aceptación que yo. Pero así fue la plática con ellas.
Después de la hamburguesa nos fuimos a la cama y vimos una telenovela en el canal Cosmo que está en cable. Es una telenovela rara sobre unas mujeres locas que sufren mucho. Locas de amor, se llama. Hay un siquiatra que las trata de ayudar. Dicen groserías, hablan de sexo, y esas mujeres se enfrentan con sus madres. Una de las madres es la clásica mamá retrógrada y cobarde que fundamenta toda la existencia y así la mide en relación con el dios católico apostólico romano jodido de shet. Aunque no pasaron ni cinco minutos y me dormí.
Despertando recordé todo esto.

3 comentarios:

Plaqueta dijo...

Eres un alcohólico, deberías juntarte más con el Pulque.

Es peor la gordura que la borrachera. La peda se te quita solita en unas horas, la barriga en cambio hay que bajarla tras meses de esfuerzo y sacrificios.

Abominable Mario Flores dijo...

Juajua, no manches, Ruy: disfrute mucho leerte. Ya me eche todo tu blog menos un post que se veia medio de hueva. Has traido el existencialismo y las palabras mierda y masturbarse a una computadora de Once Niños: yo creo que vamos a tener programacion mas interesante ahora.

Cabe señalar que no tengo acentos porque estoy en teclado gringo, antes de que te me pongas nazi. Para conjurar el ˜ de la ñ tengo que apachurrar tres botones diferentes, asi que nada de nazismo, eh?

-Yo siempre lo he leido como Marcel DuCHamp, en ingles y en español. No mames, que chafa nocion traducir un nombre. Yo creo que nomas se dice asi.

-Quiero fumar. Un cigarrito en la oficina, seeeeh!

-Los borrachitos de afuera de la ENAH, hacer una investigacion sobre algo? Pfeh! Jamas. Pero psi, habia escuchado eso que dice que El Nivel es la primera cantina del DF.

-Aunque el piso efectivamente se moviera debajo de los dedos de tus pies, yo pienso que la culpa la tenia tanta chela mas que la literatura.

Anónimo dijo...

AL HOMBRE BORRACHO SE LE EVITA Y A LA MUJER GORDA TODO BORRACHO LA PELA...