sábado, enero 14, 2006

Ayer en la noche

Ayer en la noche fui a la casa de Pimocles. Un nuevo conocido. Vive en un departamento tipo surrealismo mexicano. Es un depa construido improvisadamente y con detalles sin terminar. En el baño vi una pared de ladrillos con el cemento puesto así nomás, como si hubieran querido depués recubrirlo y pintarlo. Lo construyeron encima de la casa de una señora que se dedica a hacer muebles y al principio querían hacer una tienda de cuatro pisos y así fue diseñado. Después quien sabe qué pasó, lo tuvieron que convertir en depas. El depa de Pimocles está espacioso. Tiene un perrito parecido a un poodle, pero más gordito. Tiene una parrilla de dos quemadores con manchas de grasa. La mesa sobre la que está tiene más manchas y negra. Hay algunos muebles que se supone ya estaban en el depa antes de que Pimocles se mudara, unos muebles baratos, viejos y feos. El colchón matrimonial está roído y gris. Todo huele a meados. Él dice que no ha podido educar al canesito en eso porque le da pena regañarlo mucho. Lo que sí le enseñó fue a cagar sobre unos cartones en la esquina del baño principal y a sentarse obedeciendo a un "sit". El perrito se llama Pili.
Bebimos unas caguamas. Más bien yo me bebí unas caguamas porque el del depa no bebía, Luz tampoco, dice que no le gusta la cerveza, y otras dos personas, una pareja, sí bebían pero poco, así que yo fui el ganón. Me enteré que, ahí les va el chisme, el oso es el animal más agresivo del mundo. Primero está el oso polar y luego el oso panda. ¡El oso panda! ¿Pueden creerlo? Yo me imaginaba por completo otros animales como los más agresivos. ¿Les gusta cuando les cambian algún panorama poniéndoles cosas como que en realidad el sol es verde o que todo flota por más fuerte que sea la gravedad, no pisamos el suelo como pensamos si no que flotamos unos milímetros? A veces no tengo poblemas con esas cosas como con lo del panda, pero en otras cuestiones en las que he pensado con mayor detenimiento o incluso en algo en lo que me he regido para llevar a cabo algunos detalles de mi vida me entero o me doy cuenta de que está medio mal o totalmente mal, sí tengo problemas fuertes para asimilarlo y luego para renovar y acomodar las cosas en mi cabeza. Cuando me desesperó gravemente es cuando estoy pasando por un acomodamiento del pensamiento, que a veces me puede llevar a rastras por varios meses, y de repente, sopas catastróficas, me la cambian o me la cambio por completo y tengo que volver a empezar, ¡puta, qué terrible! Alguien me dijo alguna vez, creo que mi padre o mi madre, que el pensamiento es la actuación o como pensamos actuamos.
Se terminaron las caguamas y yo todavía quería otras. Fui por otras dos caguamas a un Extra y la camiseta del que me atendió por la maldita ventanita de la puerta, que odio rotundamente, dejaba leer un "Estoy para servirle". ¿Y? No sé. Un sobrante del escrito.
Me terminé una de las dos caguamas que compré cuando empezaron a levantarse todos, sugiriendo el ya irnos. Me llevé la otra caguama a mi casa. Me la bebí jugando en la compu. Mientras que Luz se tomó algunas fotos de sus partes íntimas para luego mostrármelas. Las pondría, pero a ella no le gustaría, es más, con esta información, cuando la lea, creo que ya se va a incomodar bastante.

2 comentarios:

Kostia dijo...

La cuestiòn es: Porquè Ruy y Luz hacen uso de la tecnología para entretenerse? Ruy juega en la compu y Luz se fotografía la vagina con una cámara digital. Yo no puedo contestar a tanta creatividad porque yo soy más afecto a la TV.

Abominable Mario Flores dijo...

Seh, que pedo. Uno va por la vida creyendo que el oso polar es blanco y luego se entera que no, en realidad es beige.
O que el hipopotamo es el purito buen pedo pero no, es bien enojon, y cuando un africano se acerca mucho a su charco para decirle ukelele bunkelele el muy cabron animalote se le va encima y le suelta una pinchi mordidota que puede partir a un hombre en dos.

Si señor, el hipoptamo en realidad es la gorda y malcogida principal causa de muerte de personas en el Africa.