miércoles, diciembre 22, 2010

De la nueva liga de superhéroes intelectuales

¿Ya leyeron el "boletín" escrito por los Exmisteriosos desaparecedores? Está increíble, ireal. Este grupo de personas seguramente universitarias que aparentemente quieren dedicarse a desaparecer temporalmente a las personas malvadas, prepotentes y criminales como Diego Fernández de Cevallos será condenado entre la sociedad por varias razones. En mi opinión, una de ellas, con la que yo coincidiría, sería una ligera pero peligrosa inclinación política de izquierda fascista más cercana a la política de Corea del Norte que a otras políticas.  Supuesto que hago por la lectura hecha en el "boletín".
Otra es que usen mayúsculas en los pronombre ellos y nosotros, seguramente también lo harían en el yo, en el tú y en el él, qué hueva, la neta. A mí me hace ruido y me parece inecesaria esa mayúscula.
Sería lo único condenatorio de mi parte.
Lo fabuloso es su heróica presentación ante el mundo, qué manera de tratar de hacer justicia, guau, con clase, educadamente, con decencia. Pobre Diego Fernández de Cevallos, tenía una cara enorme de confusión, jajaj. Seguramente se le movieron gacho los cables. Estoy convencido de que por algo le pasó lo que le pasó. Qué bueno que no lo hayan matado. Difícilmente me imagino su estadía con los Exmisteriosos desaparecedores, le habrán hablado detalladamente de muchos sucesos y situaciones en la sociedad mexicana, en la economía, en la política, en el ámbito empresarial, campesino, de la historia de México y del mundo.
Es más, les aseguro que Diego Fernández de Cevallos hará todo lo posible por reformar sus errores, hará todo lo posible por hacer justicia, por lo menos esa justicia de la que le hablaron los Exmisteriosos desaparecedores, y esto hasta que algunas cabezas del poder lo corran del senado y de la política en general aduciendo su inestabilidad emocional al haber sido secuestrado y torturado psicológica y emocionalmente porque vislumbrarían un peligro cercanamente real a sus intereses y privilegios.
Pero, a ver si se dejaría el Jefe Diego, porque no por nada lo apodaron de esa manera, entonces quizá vivamos un asesinato limpio, disfrazado por algún paro cardiaco o, quizá peor, si se fijara bien el Jefe Diego, ya un asesinato escándaloso y con sangre salpicada a su alrededor.
Otra cosa, me pareció muy conmovedor que hayan escrito al final que lo único que intentan hacer es que la riqueza se reparta entre todos, que México sea una nación de verdad. En parte los apoyo porque ellos y yo vamos por el mundo con esa misma mirada hacia México, con ese mismo deseo, con esa misma preocupación.
Éste es el link que los lleva directamente con el escrito hecho por la nueva liga de justicia, por los nuevos superhéroes, por los nada menos y nada más que los Exmisteriosos desaparecedores.

martes, diciembre 14, 2010

Homenaje a mi primo Omar

Esta es una manera de decirle adiós. Nos dejó tras un serio problema de salud que terminó con su vida el sábado pasado. Lamentablemente no pude asistir al funeral ni acompañar a mi tía en su dolor porque estoy muy lejos.
Por suerte, el verano pasado pude verlo porque vino a Praga con mi prima Liliana. Fue magnífico verlos y muy divertido. Salimos y nos la pasamos chingón, fuimos a un concierto de jazz bien interesante, al viejo barrio judío y visitamos sus atractivos museísticos. Comimos comida checa. Luego se fue mi prima Liliana y Omar se quedó unos días más. Fuimos Omar, mi hermano Kostia y yo a un balneario público para ver chichis, tomamos varias cervezas, estábamos en pantalones porque no llevábamos traje de baño acostados o sentados en el pasto. Nos emborrachamos y conocimos a una chica preciosa de la que todos nos enamoramos. Fuimos a comer a Las Adelitas. Durmió en mi cuarto, en un futón individual. Mi mamá le leyó su carta astral y a mi prima también, jajaj, estuvo divertido. Omar me dejó una playera del uniforme en negro de la selección nacional de fut, un shampú de dos litros de Head & Shoulders y un gel de un kilo para el pelo. El shampú lo uso todavía, ya queda poquito, muy poquito, creo que me lavaré el pelo con él una o dos veces más y el bote quedará vacío. La playera la guardaré siempre. Asistimos también a un putero donde rechazamos a todas las viejas que se nos acercaban para ofrecernos sus servicios. Estábamos felices. Mi primo dijo, nunca había rechazado a tantas viejas y nos reíamos. Cuando lo acompañamos al aeropuerto y nos despedíamos lo abracé muy bonito, me sorprendí por la manera en que lo había hecho. Ay, primazo, te quiero y te voy a extrañar. Pero luego platicaremos de nuevo cuando me toque morir a mí también.



viernes, diciembre 10, 2010

Entrevistitz

Para todos ustedes desde la Praga provinciana, desde una ciudad pueblo, más pueblo que cualquier otra ciudad pueblo del mundo. Las checas no saben vivir solas y divertirse, sólo conciben la vida en pareja, ya sea de novios o de plano, en matrimonio. Praga me aburre. Favor de picar en la foto para ir a la entrevista.

lunes, diciembre 06, 2010

Ámonos, qué opinionón

México ya debería tener un periodismo escrito, visual y auditivo más cabrón que el de todo el mundo castellanoparlante, venderlo, traducirlo y venderlo también. Eso significaría mayor número de empleos en este campo, un crecimiento económico significativo y una mayor profesionalización en todo el país, desde en las universidades hasta en la industria y en las instituciones, relacionado, claro, con el medio periodístico, de la información, de la documentación, de la investigación y de la interpretación de los sucesos históricos, sociológicos y antropológicos alrededor de todo el planeta. Esto también significaría un mayor esfuerzo, trabajo, tiempo, estrés, una dura competencia con el resto del mundo, talento para reconocer talento y responsabilidad. Yo creo que México está listo para esto y para más.
También para tener una industria editorial cabronsísima e interesantísima.
También para tener un gobierno y un sistema burocrático amable, original, fuerte, poderoso, respetable e inteligente.
Creo que ahora con tanta información y con tantas películas ya es ridículo y vergonzoso para todos que todavía permitamos a los sicópatas, sociópatas, criminales y cobardes del país que administren o dirijan algún sector público o privado de nuestra sociedad. Y que se siga sin tomar en cuenta a millones de mexicanos que viven tan miserablemente, en su mayoría personas inocentes, sencillas y honestas.

Yo quiero que Marcelo Ebrard gane las elecciones presidenciales del 2012, me parece una idea más que excelente.

miércoles, noviembre 24, 2010

Es más, ni el pinche Jesús fingió su muerte antes de los treinta y tres

No es tan cierto, no tengo tantas ganas de morir, la neta. Quizá pueda estar un poco en un estado desganoso, pero nada tan grave que no se pueda arreglar con no sé, un tequilita, una cascarita de fut, un peli en el cine, una platicada con una chica preciosa y simpática, que las hay, eh. Es más, para que se vea y se note y se conste que a uno, en realidad, le encanta decir mamadas, pongo lo siguiente:

Qué cagadísimo se vuelve el mundo cuando lo toca México, cuando México toca una parte del mundo la vuelve a toda madre. ¿A poco no, perras? El único fuera de lugar desfavorable fue que le pusieron una ambientación musical cubano floridano gringoso, pero no hay pedo, ni que fuera para tanto una confusión cultural que no es tan enorme.

Y añado otro detallazo:

("Cuando se estrenó Ciudadano Kane, disparó nuestra imaginación", recordaba recientemente el histórico dibujante de Batman, Jerry Robinson. "Ahí en la pantalla, Orson Welles hacía el tipo de narración que queríamos volcar en el papel". Era una admiración abierta. "Nos emocionamos cuando oímos que a Orson Welles le encantaban los cómics y que le influyeran".)  

Lo saqué de un articulín, culín, culón de El País. A veces, cuando algunos gringos tocan el mundo, también lo pueden volver a toda madre.

 


viernes, noviembre 19, 2010

Y eso que no estoy bebiendo

¿Será que algún día escriba algo mejor que Beto Águila, Trolebús maravilla, Ojo deforme y El rinoceronte naranja? No lo sé, ojalá lo supiera, es más, todavía ni sé si ha valido la pena escribir lo que he hecho. Mientras tanto estoy engordando, envejeciendo, aburriéndome y trabajando arduamente para sacar algo de lana, sólo espero que no tenga que trabajar arduamente para sacar algo de lana durante el resto de mi vida.
Hace ocho años vivía en casa de mi padre con él y con mi hermano y me saldría de ahí pocos días después desilusionado, decepcionado, y a la vez lleno de esperanza y vida por delante. Iba a la universidad y escribía. Trabajaba todo el día, todos los días, de lunes a viernes, y domingos, a veces también en las noches, leyendo y analizando y escribiendo y corrigiendo y entendiendo todo lo que pudiera entender. Y los fines de semana había fiesta, mucha fiesta, a veces también entre semana.
Hace dieciseis años vivía con mi madre y con mi hermano en Mérida en una casa grande y colonial del centro histórico. Terminaba la secundaria en la escuela Modelo. En ese año me enamoré por tercera vez y lloré por tercera vez porque se me rompió el corazón por tercera vez. También me emborraché por primera vez y baile el gallinazo bien pedo en un antro playero de Chicxulub en las vacaciones de primavera, mejor conocidas como de semana santa. Recuerdo que me manché el pantalón de negro en la parte de las nalgas por la sucia loza blanca de la pista de baile.
Hace veinticuatro años vivía en un departamento en la calle Donatello en San José Mixcoac con mi madre y mi hermano, y poco antes también con mi padre. Mi padre iba por nosotros, nos despedíamos de mi madre en la puerta, salíamos del edificio y nos encaminábamos al metro Mixcoac para ir a algún lado, no sé, como al Burger Boy. Todo era muy desagradable.
Ahora vivo en Praga, soy escritor, gano dinero trabajando en un restaurante mexicano Las Adelitas, donde trabajo y convivo con paisanos con los que me divierto y a los que les escucho unas historias de vida aventuradas, complejas, raras, lunáticas, extrovertidas, frustradas, increíbles, tristes y fascinantes. Doy seis clases en una prepa praguense pública donde la subdirectora me transó una lana de mi sueldo, hablé con ella, me devolvieron la lana y hasta me subieron un poquito el sueldo. Todavía leo e incluso a veces me detengo frente a una hoja en blanco. Como se puede ver, no me queda mucho tiempo para escribir, pero para qué, nomás me enfrasco entre una historia y sus letras y ¡fum! me empieza a valer madres todo y me encontraré en la pobreza otra vez, no es que ahora sea rico, sólo que escribiendo no me alcanza ni para una tercera parte de lo que me alcanza ahora. Ahora puedo comprar un litro de un buen aceite de oliva al mes, por ejemplo, o un litro de un excelente tequila al bimestre, por otro ejemplo.
No tengo ni idea de dónde viviré ni qué haré dentro de ocho años, tendré treinta y nueve añotes, chale, me dan ganas de morir, la verdad, sin afán de dramatizar este humilde post, este humilde e inútil blog, esta humilde e inútil vida.

domingo, noviembre 14, 2010

Diagnóstico de la sociedad checa: realmente mediocre

Estoy entendiendo a los checos, los encuentro atrapados en una época y en un mundo diferente al que estamos gran parte del resto del planeta. Los encuentro cagados y conmovedores. Los encuentro ridículos y absurdos. Los encuentro aburridos y sin personalidad. Los encuentro en extremo envidiosos, lastimeros, mediocres y pueblerinos. Los encuentro profundamente ignorantes mezlcado con una arrogancia infantil asquerosa.
Algunas cosas de esta sociedad pueblerina y atrasada: las checas tienen que tener a huevo un novio, pero novio, novio, con el que vivan, y si no viven con él, convencerlo hasta desquiciarlo para que vivan juntos, y lo atiendan como amas de casa de los años cincuenta, ya tengan dieciseis años o setenta años. No viven solas o con rumis, viven con sus papás o con sus novios. Sufren si no tienen novio y les da una envidia endemoniada los noviecitos que caminan juntos en las vías públicas. Son lastimeras hasta su puta madre, tratan de hacer sentir mal a la otra persona a como dé lugar y de manera estúpida y, a veces, hasta sicótica (esta impresión la obtuve no sólo por observar y escuchar a esta gente boba y mensa, también porque mi madre y mi abuela son completamente checas mal pederas y arrogantes a lo pendejo y sicótico). Si se les dice a las checas, ay, qué guapa o eres hermosa o qué bonita, te responden con un aire de conocedoras de mundo algo así como, de seguro se lo dices a todas. Las checas dicen cosas como, sí, está ahí, bailando con la señorita; tienen esta manera de hablar de hace cincuenta años, no pueden decir baila con esa chava o con esa chica o con esa vieja porque no es decente hablar de esa manera. No pueden salir con un güey o no tener güey y salir con varios cuates y ligarse a uno que otro por ahí y salir con varios y esas prácticas de las sociedades contemporáneas que comenzaron desde hace cincuenta años porque tampoco son decentes. Hay un chingo de checas que dicen: no, una mujer no puede ser directora de una empresa o una institución o un organismo porque simplemente es mujer y no tiene la capacidad. Encuentro a un rechingueral de Madames Bovarys, pero un megarechingueral. Luego también tienen un mal gusto generalizado impresionante que se manifiesta con la ropa, decoraciones en el hogar, restaurante o empresa, en el interior de sus autos, en todo.
Uy, y luego los pocos que saben algo de humanidades, artes y ciencias, intelectualidades en general, se creen, en fin, el humano parido por la vagina de oro, el ser más especial del mundo y son más mediocres y/o amateurs que no sé, los artistines, intelectualuchos, academicuchos y funcionariuchos que trabajan en el FONCA o hasta los que se encuentran en lugares de provincia en México donde hay muchas mentes muy estrechas y arrogantemente deslúcidas y prepotentes.
Si una persona ajena a esta sociedad no llegara a entender a este grupo de pueblerinos mediocres no vaya a pensar que sea porque tuviera algo complejo, mágico o especial, no, será simplemente porque no entiende el idioma.
En resumidas cuentas, Praga me caga cada vez más. Pinche Praga pueblerina y jodida de mente y de actitud.
Recomendaciones en general: leer Madame Bovary de Flaubert, ya sea por primera o por segunda vez, no les haría nada mal, y echarse toda la serie de Mad men desde el principio y detenidamente, apreciar cada detalle y cada cambio de los personajes y tratar de entender por qué el cambio, aunque esto les obligue a ver cada capítulo diez veces o las que sean necesarias.

lunes, noviembre 08, 2010

Conquistando europa desde, dicen, su corazón

En la prepa preguense les puse a cada uno de mis seis grupos a los que les doy clases de español estos tres videos: (por el que se emocionaron mucho y hasta casi aplaudieron fue por el primero, o sea, el del Deefe. Por el segundo se sorprendieron risueñamente. Por el tercero se asombraron y se rieron.)



CD. DE MÉXICO, video documental from EARRANGOIZ on Vimeo.





Los Pikadientes De Caborca - Billy Jean

lunes, noviembre 01, 2010

Presentación estelar


Ésta es la presentación estelar del cartel oficial de Beto Águila para todos ustedes y para que lo compartan si es que se les antoja hacerlo. 

lunes, octubre 25, 2010

Decepcionantemente ser humano

Sigo en Praga, sigo chambeando en Las Adelitas y me encanta trabajar ahí, sigo dando clases en la prepa estatal checa que se llama Na Pripotocni, donde me quisieron robar mil coronas por un detallito que hicieron en el contrato: llegó el día siete del nuevo mes, fecha en que se me deposita el mes trabajado, y recibí mil coronas menos. Les pregunté que qué onda y me dijeron que así estaba bien, que todo estaba en orden. La subdirectora, la mujer que me entrevistó y que me contrató y que tiene el puesto también de comisaria de la preparatoria, me dijo de plano, si no te gusta consíguete otro trabajo. Qué tal.
Primero habíamos quedado la subdirectora y yo en que me pagarían doscientas la hora el primer mes y a partir del segundo mes me subirían a doscientas cincuenta, bueno, pues en el contratito no decía nada de subir a doscientas cincuenta coronas después del primer mes. Le pregunté al director qué onda y él me dijo que serían siempre sólo doscientas coronas y que no sabía por qué había dicho la subdirectora eso de las doscientas cincuenta, bueno, ese fue lo primerísimo que no me gustó. Luego vino lo que decía del robo de dinero en mi pago mensual. La subdirectora habló durante media hora puras pendejadas que no se le entendían ni en checo ni en español, luego sacó una calculadora y sumó y restó a lo pendejo para obtener el resultado de ciento cincuenta y no las doscientas y ya cuando me dijo eso de que me consiguiera otra chamba, le dije que pus claro que me buscaría otra chamba, que siempre ando buscando otra chamba y que no sabía si seguiría ahí y además le dije que estaba muy raro todo esto y que iría a la oficina de empleos a preguntar qué onda y a otras personas checas que conocía. Resultó que después de lo último que dije, le comenzó a temblar la mano, se puso nerviosa, muy, y ahí quedó la plática porque tenía que ir a dar una clase. Después de dar la clase me hizo llamar esta misma mujer y cuando llegué a su oficina me dijo con una sonrisa amable que hubo un error. Habían tachado en el contratito una de dos opciones de no sé qué chingaos la que no era. A mí me dijeron que pusiera sólo mi nombre y mi firma y ellos tacharon la opción que no era.
Platicando a todo mundo este desagradable suceso, una amiga me dijo que otro mexicano que trabajó ahí también le hicieron lo mismo, pero que él no se había quejado y recibió cincuenta coronas menos por cada una de sus horas que dio. Qué feo.
Luego, otra cosita, la unión europea le da dinero a esta escuela, además del dinero que recibe del estado, y los pizarrones son de tiza y no de plumones, pero lo que quería decir era que dos estudiantes se fueron de intercambio a España y se les tuvo que dar clases particulares de español para que lleguen hablando lo mejor posible. Yo les di cuatro horas a estos chavos y la unión europea le va a pagar a la escuela treinta horas, de las cuales las restantes veintiséis horas se supone que se las dieron otros profes y el asunto es que quieren que yo reciba a mi nombre y en mi cuenta de banco las treinta horas y que luego reparta las horas restantes a los otros dos o tres profes que también dieron las clases privadas. Qué lata y qué hueva tratar con esta gentuza, la neta. Praga me caga.

sábado, octubre 09, 2010

Ah, qué cosas

Ayer a las seis de la tarde terminé de trabajar en Las Adelitas y sabía que me iría al cumpleaňos de una cuata. Estaba emocionado porque me dije, a huevo, cumpleaňos de una checa en un bar, eso significaba que habría más gente y entre esa gente habría alguna o algunas amigas, checas también, con las que podría intercambiar palabras y fluidos. Pensando de esa manera me serví muy contento un Corralejo reposado y destapé una corona para llegar bien entonado. Salí a la banqueta del restaurante donde había un par de mesas y me senté en medio del frío que ya se empezaba a sentir en Praga. Frente a mí se sentó el Pato, platicamos un poco acerca de unas píldoras que me recetó el doctor que me operó el oído y de un festival de tequila que él está organizando junto con los demás adelitos y otras personas. El Pato se fue y yo me quedé solo frente a mi tequila y mi cerveza. Cuando me terminé mi chupe todavía era temprano, así que pedí un mojito con Bacacho. Vacié el vaso y me fui de ahí rumbo al cumpleaňos. Tomé el metro y como siempre me topé con muchas mujeres bien bonitas, guapas y buenísimas. Llegué al bar después de dar dos vueltas a una pinche glorieta enorme y caminar como cinco cuadrotas. Entré al bar y caminé hacia todas las mesas y en ninguna vi a la cumpleaňera. Pregunté si no había una reservación a nombre de mi cuata y nada. Qué raro, pensé, y pensé otra bola de pendejas, hasta creí que me lo había inventado y me dije, no, no es posible, sería desalentador que me lo haya inventado, yo no quiero ser de esos que se inventan pendejadas. Le llamé por teléfono a mi cuata y no entraba la llamada. Chale, pensé. Quise abrir el feisbuk en el cel y ver si sí estaba la invitación y ver si sí era esa la fecha y la hora. Intenté abrir cuatro veces el feis y por alguna razón no podía. Se me estaba bajando la pedita que me había puesto. En eso recordé que les había dicho bien emocionado a todos en Las Adelitas que iría a un cumpleaňos y seguro vería viejas y platicaría con ellas y que la chingada, y luego me imaginé que cuando llegara al día siguiente a la chamba y preguntaran qué pedo, cómo estuvo, tuviste séxito, me imaginé mi cara de tarado diciéndoles que cuando llegué al bar no había nadie y que no pude comunicarme por teléfono con la cuata y que el feis no quería abrirse, en este pensamiento me puse tristísimo porque me imaginé la cara de los demás que me verían como si fuera un lunatiquillo patético que ya se inventa sus fiestas y sus amigos y su gran vida social. En eso se abrió el feis y vi que concordaban todos los datos, me tranquilicé un poco, pero luego pensé que a lo mejor alguien se había metido clandestinamente al perfil de mi cuata y había inventado esa madre como broma tonta o para de plano chingar, pero al pensar eso, pensé también que si hubiera sido eso lo que sucedió entonces habría más gente como yo con cara de plato pensando puras pendejadas. En eso se me ocurrió llamar de nuevo y sonaba ocupado, mi cara de plato tomaba su forma habitual. Marqué de nuevo y me contestó mi cuata y me dijo que decidieron ir a otro bar en tal lado y bla bla. Sí, no hay pedo, a huevo, ahí nos vemos. Colgamos y fui para allá. Llegué a una puerta con un letrero feo con el nombre feo del bar, el espejo se llamaba, pero en francés, qué nacos son los checos, neta. Bajé como cincuenta metros por unas escaleras de caracol y llegué a una sala llena de gente, pero sin mi cuata, crucé un pasillo y vi una mesa donde estaba sentado un grupo grande de güeyes y de güeyas donde había una que otra chava guapetona y apetecible, pero entre ellos no estaba mi cuata, chale, bueno, seguí, crucé un saloncito, otro pasillo y al fondo, en un lugar oscuro, vi a mi cuata que estaba con otra chava. La amiga de mi cuata creo que pesaba unos ciento setenta kilos y le faltaban dos dientes frontales de la hilera de abajo, lo juro. Además a mi cuata se le veía triste, como bajoneada, deprimida, como si así fuera todo el tiempo, y su cuerpo y su ropa y su conversación y unas fotos que me mostró, toda ella era así: bajoneada, dejada, olvidada, depresiva. Me sentí incómodo, luego me dije que no lo podía creer, luego me reí por dentro, creo, espero, y finalmente tomé la situación como algo cagado. Le pregunté a mi cuata que por qué estábamos ahí y me dijo que ahí festejaba otra conocida suya que había llenado el bar con sus conocidos y cuando la chava que llenó el bar con su gente se acercó a nuestra triste y abandonada mesa, apenas y se detuvo para saludar y platicar con nosotros, hasta nos miró con penita. Bueno, terrible. Lo único chingón fue que la amiga de mi cuata era bien a toda madre y decía uno que otro chiste o comentario que me hicieron sonreír y me dijo que estaba enferma con un gesto en la cara como indicándome por eso estoy tan gorda y por eso no tengo mis dos dientes, y luego me platicó que era botánica y que hacía un doctorado con un proyecto botánico ecológico que consistía en usar un pedazo de tierra a las afueras de Praga y eliminar la vegetación que ahí crecía para hacer crecer la vegetación que ahí estaba antes de la nueva y que esa vegetación vieja u original siempre había estado ahí desde hacía tres mil aňos hasta hace treinta o cincuenta aňos, tiempo en que la vegetación nueva y los contaminantes y no sé qué otras cosas influyeron en su desaparición. En ese instante volteé a ver al fondo del bar donde jugaban futbolito, platicaban o miraban con cara de huele pedo algunas chicas guapas y buenotas y me dije por qué esas no pueden platicarme algo tan chingón como esta otra mujer que está condenada a sufrir soledades amorosas y húmedas hasta su muerte. Praga me caga, neta.

miércoles, octubre 06, 2010

Video de una de mis ciudades, la más grande


CD. DE MÉXICO, video documental from EARRANGOIZ on Vimeo.

Marcelo Ebrard a la presidencia de México para el 2012. Me parece una idea excelente.

sábado, septiembre 25, 2010

Aviso, frase, párrafos, notificaciones

Quiero conocer chicas que cojan sin pensar en el futuro, pero que tampoco sean unas putitas con una mirada estúpida casi tan igual de estúpida como la puede tener una gallina. Quiero coger con chicas que se puedan incluso enamorar y coger en extremo sensacionalmente y, claro, sin pensar en el futuro. He finalizado con mi aviso oportuno, con mi anuncio de gaceta.

Praga me caga.

Me caga Praga. Muchas, muchísimas checas, y checos también, pueden ser más pueblerinas y estúpidas como lo puede ser la gente en Satélite o en Mérida, Yucatán.

Notificación universal: es muy probable que europa y los europeos vayan a ser los próximos esclavos del mundo o los colonizados o los explotados o los utilizados o las víctimas. En Europa se está acabando la tierra para sembrar comida y pastar animales, por eso están viendo cómo recuperar algo de África, pero va a estar medio cabrón, por eso también están viendo cómo sembrar y pastar en el espacio exterior a nuestro planeta, cosa que está medio cabrón también, y por eso también están viendo cómo sembrar y pastar en el océano, cosa que también está medio cabrón.

Otra notificación universal: el exitoso e imperial fantasma de los Estados Unidos de América va a valer verga, simplemente porque está en México y México va a recuperar sus antiguos territorios y con ayuda del resto del continente y con ayuda del Medio Oriente, o sea, el norte de África, y con ayuda también de Asia.

Estas notificaciones no tienen nada que ver con mi simpatía a los seres humanos y a sus diferentes culturas. A mí me caen bien los seres humanos, incluso los europeos y los gringos, es más, hasta los pinches checos, por más nacos que sean.

Saben qué significa Empire State Building, seguro que sí, podría interpretarse tranquilamente como edificio del estado imperial o edificio imperial o edificio del imperio o una pendejada así. Y saben lo que significa gringo: váyanse. Y el Empire State está en gringolandia, lugar donde viven los gringos, la gente que se tiene que ir y que se irá.

A mí me gusta el fantasma político geográfico económico fundado por los gringos en 1783, la neta. No por nada es la gran súper mega potencia de todo el pinche planeta. En ese país se coge chingón. En ese país le pagan más o menos bien, y en dólares, a un escritor desconocido al publicar cualquier pendejada en una de las muchas revistas literarias que hay en toda gringolandia. Hay gente de todo el mundo: africanos, ingleses, holandeses, irlandeses, franceses, alemanes, japoneses, vietnamitas, chinos, espaňoles, rusos, hebreos, árabes, indúes o indios, africanos, argentinos, brasileňos, colombianos, nicaragüenses, cubanos y claro, también los hay mexicanos, el grupo más grande ahora y que, bueno, está en su territorio propiamente dicho. La mitad de Estados Unidos de América está en México.

Los narcotraficantes mexicanos le están dando el ejemplo a los mexicanos y espero que influyan en la desaparición de todos los mediocrotes que dirigen el país. Los narcotraficantes muestran un verdadero impulso empresarial, creatividad, nacionalismo, emprendimiento, ambición, genialidad, agresividad, poder; aunque también sean despiadados, sanguinarios, inmorales y antiéticos, digo, pero no más que los gurkas y que las fuerzas especiales gringas, japonesas, chinas, etc. Los narcotraficantes no son mediocres como los otros mexicanos que dirigen el país y están al servicio de otros intereses.

Mi deseo más grande es que todos los seres humanos de todo el pinche planeta tengan un nivel de vida como lo tiene la gente en Alemania. Ah, y que se pueda coger tranquila, abierta, natural, sensible, inteligente, cuerda, sincera y honestamente, a huevo.

martes, septiembre 07, 2010

Chingándome

Aparentemente todo va bien. Tengo cinco grupos de adolescentes checas y checos, la mayoría son chicas y casi todas están muy guapas y con cuerpos agradables o increíblemente espléndidos. Algunas están muy interesadas en el espaňol, más por Espaňa que por México, obvio, tienen más cerca al primero, pero bueno, eso vale madres, lo único que quería poner es que ahorita tengo ganas de mandarme a chingar a mi madre porque no escribo y últimamente ha entrado poquísima gente a leer mis trabajos, esas madres que llamo dos libros de cuentos y una novelita.

Hay una onda en Espaňa que se llama Bubok, su página en internet es bubok.es, que es una editorial donde te publican de manera gratuita, ya sea en papel o en ebook, y que además se encargan de venderla, de la venta te dan el ochenta por ciento y ellos se quedan con sólo el veinte por ciento. Suena bien, pero no me convenzo. Yo sólo quiero que me lean, digo, también estaría increíble sacar algo de varo, pero el desmadre es que si ahora me lee poca gente en el mundo siendo gratis mi trabajo, al ponerlo en venta, creo que tendré muchos menos lectores. No sé qué hacer. Pero por lo pronto me mando mucho a rechingar a mi madre porque se me da la gana.

martes, agosto 31, 2010

Notición

Me pasó que ayer me contrataron para trabajar como profe de espaňol en una prepa en Praga. Empiezo el próximo lunes. Tendré cuatro grupos de entre doce y quince adolescentes checos y checas. La escuela es una prepa pública y se supone que es conocida porque ahí les gusta hacer mucho deporte y de ahí han salido algunas figuras olímpicas checas, unas dos o tres, entre otras figuras en ámbitos distintos como política y arte. Creo que va a estar chingón porque quieren que sólo hable con ellos y que no les enseňe nada de gramática.
Una de las maestras de espaňol me paseó por la escuela y me dijo que en espaňol deja que sus alumnos le hablen de tú, pero en checo no, ahí me tienen que hablar de usted, me dijo. O luego me contó que cuando entra al salón, los alumnos tienen que levantarse y saludar con un bueeenas taaardes, maestra, o seňora maestra como dicen literalmente los checos provincianos de hueva. Ju ju ju, qué huevis, pero bueno, va a estar cagadón el asunto.
Ah, me caga Praga.

También seguiré chambeando de mesero y barman en Las Adelitas donde estoy forjando una amistad bien chida con uno de los dueňos del restaurante que se llama Pato, tiene tan sólo veintisiete aňos y es bien a toda madre, además de que es sobrino nieto directo de Jorge Ibargüengoitia, qué chingón. El restaurante está adquiriendo mucha fama en Praga porque ha estado saliendo en varias revistas y periódicos, hasta en la tele.
Ah, Praga me caga.

viernes, agosto 27, 2010

Odio Praga.

Odio Praga. Odio Praga. Odio Praga. Odio Praga. Praga está de la verga. Praga es un pinche pueblo horrible, peor que Acapulco o peor que Satélite o peor que Coapa o una pendejada así. Odio Praga, Praga está de la verga. Chale. Pinches nacas nacos pendejas pendejos las checas checos. De hueva. Ya me quiero ir de aquí. Vale verga. Pinche Praga de hueva.

miércoles, agosto 25, 2010

Entre otras cosas...

En Praga he conocido a muchos mexicanos que viven aquí y están muy pero muy contentos con su vida. Y tienen toda la razón de estarlo. Los mexicanos en Chequia ganan más dinero por un esfuerzo menor para conseguir trabajo y oportunidades de éxito, crecimiento y creación de empresas que en México. Y eso simplemente es porque hay mucha más democracia con justicia social en Chequia que en México.

miércoles, agosto 18, 2010

Con más planes

Me quiero ir de Praga y cuando lo digo, siempre me dicen que por qué y que a dónde. Porque me aburro en Praga y que me iría a Barcelona, a Niú York, de regreso al Deefe y hasta incluso que iría a Tel Aviv. Todos me miran como si les hubiera dicho que intentaría cruzar nadando el Atlántico, de Europa a América, a México, al puerto de Progreso en Yucatán. Esto en relación precisamente a Niú York y Barcelona. O sea, que me iría muy mal y que sufriría mucho, que me moriría en el camino, que la gente es muy salvaje, grosera, ambiciosa, que la vida es muy difícil ahí y que todos luchan de verdad por sobrevivir y toda esa bola de mamadas que dice uno cuando ve muy chico el hoyo o demasiado grande desde un lugar lejano y tranquilo. Los escucho hablar de esta manera, los observo mientras hablan, cómo muestran facciones nerviosas, de dolor, de incomprensión y de miedo en la cara, y les respondo que nel, todo saldría a toda madre y sería una experiencia formidable y me divertiría más que en Praga y, por otro lado, claro, también sufriría todo tipo de malestares, sería lo normal.
Así que mi plan es el siguiente, voy a ahorrar una lana, primero para comprarme mi pinche compu y luego para irme a alguna de estas ciudades.

En Praga habrá una fiesta mexicana el domingo 22 que no sé cómo va a estar ni nada, pero está cagada y chingona la idea. Luego habrá dos semanas de divulgación de la cultura mexicana tanto histórica como contemporánea, asunto que me suena más interesantón y está más chingón que cagado.

En Israel, retomando lo iniciado hace ya algunas entradas, seguimos el camino y pasamos por Jericó, una ciudad que está debajo del nivel del mar y que nunca se ha inundado. Jindřich compró una rosa de Jericó, una rosa del desierto. Tardó mucho tiempo en decidir si la compraba o no. De ahí nos fuimos a Haifa, donde vimos la ciudad desde un mirador a lo alto de la montaňa, frente al Mediterráneo. En esa ciudad murió un tío abuelo, el hermano de mi abuelo, del que mi abuelo siempre dijo que estaba loco por resentimientos familiares, cuando el tío abuelo no estaba loco y fue muy querido en un kibut donde trabajó como administrador del mismo. De ahí nos fuimos a Tiberias, a las orillas del mar de Galilea, el Yam Kinneret, y nos hospedamos en un hotel donde nos dieron de desayunar y cenar una excelente y riquísima comida kosher. Neta que estuvo bueno.
Nos subimos a un barco para pasear por el lago. Era un barco para turistas y había una animadora con micrófono que puso a bailar a varios del grupo y nos explicaba cosas del lago y de pasajes bíblicos e históricos, había también luz y sonido dentro del barco. La animadora cantó para nosotros música religiosa, muy parecida a la música de algunos templos cristianos en el sur de Estados Unidos, una música muy alegre, divertida y sencilla donde se aplaudía y se aludía a lo religioso judío. Estuvo raro, la neta, pero la animadora se veía que lo hacía totalmente convencida y con la mejor fe del mundo y de la mejor manera, digo, fuera de que también le pagaban por hacerlo.

martes, agosto 10, 2010

De dudosa manera algunas maneras

Pendejo el que hable de usted, aunque sea un pinche burócrata, ejecutivo, oficinista, obligado a ser muy "educado" y "respetuoso" o un conmovedor pueblerino que sienta el deber de hablar de una manera muy "educada" y "respetuosa" o un pinche provinciano tarado tratando de parecer una persona muy "educada" y "respetable".

Verga, cómo me aburro en Praga. Los checos están de hueva. Los checos están de hueva. Los checos están de hueva. Los checos están de hueva. Los checos están de hueva. Obviamente entre los checos están incluidas las checas. De huevota.

Entre algunas cosas buenas, hoy salí a trotar, al darle la vuelta a un laguito artificial con carpas cultivadas por un camino de cemento vi a dos adolescentes preciosas sentadas en una banca, una de ellas traía un chort cortito que le dejaba ver unas piernas largas y majestuosas, sus ojos eran verdes, semi rasgados, en parte por el sol brillante sobre nosotros, que miré sin titubear, ella a mí, mientras trotaba sudoroso frente a ellas, y me sonrió, le sonreí, se intimidó y de inmediato miró a su amiga poniéndose seria e ignorándome por completo, pero fue muy agradable el momento de la luz brillante del sol entre nosotros y las sonrisas.

martes, agosto 03, 2010

Ya no veo sólo paredes

Uf, el post anterior me parece que lo escribí horrible, horrible, horrible. Pero se nota un poco el efecto del encierro y por pensar en pendejadas, la neta. Ahora ya estoy mejor, salgo a caminar, voy a trabajar y puedo tomarme unas chelas en estas noches cálidas que se viven en Praga. Hasta cambié mi foto del perfil de tan bien que me siento. Y del oído voy bien, todavía me silba un poco dentro, pero cada vez mejor, además el doctor dijo que el silbido sería normal y que todo estaría chido.

viernes, julio 16, 2010

Entendiéndomelos

Todavía no puedo creer que me hayan operado para quitarme un hueso del oído y habérmelo restituido por uno artificial. Por la cirugía he estado encerrado, sin poder salir, sin poder trabajar para ganarme algo de dinero, sin poder salir a tomarme una chela. Lo que sí hubiera podido hacer muy bien era leer, escribir y descansar. He descansado demasiado. He leído poco y no he escrito nada, sólo un poco de letritas a lo güey en este blog. También tuve tiempo de afligirme y preocuparme. Me encantaría ganar dinero de mis letras, pero eso sé que quizá vaya a tardar todavía un poco, un mucho o quizá ni siquiera llegue. Por lo pronto, como no gano dinero de mis letras, como tampoco no soy nadie en el mundo de lo que la gente conoce como el de las letras, me resigno a ser tratado como alguien que es tratado injustamente. No sé, se me ocurre como ejemplo un culpado legal, penal, injustamente, alguien del que se dice que hizo, que hace y que es tal cosa cuando no lo es, pero el único que lo sabe es el culpado injustamente, los demás no pueden ver con claridad, y se entiende bien, o sea, cómo notarlo a primera vista o a segunda o, no sé, también por ejemplo un color amarillo que dice soy amarillo y los demás, quienes sean, familia, conocidos, etc., dicen que no, que no es amarillo, que es verde, hasta que el amarillo empieza a creer que a lo mejor ha estado equivocado, duda de su cordura y se deja convencer que, en realidad, no es amarillo, sino amarillo. Parece que todo está en orden, pero el problema es que sabe perfectamente que no es verde y no sólo que no es verde, sino que es amarillo, y eso le provoca dificultades en su vida. Más o menos así me siento, como no he publicado convencionalmente, sino que lo hice por mis propios huevos en internet, sin editor, sin corrector, sin recomendación, sin nada que me refuerce, como no he recibido ningún tipo de premio, como nadie ha hablado de mi trabajo, entonces no tengo manera de demostrar, mostrar, que soy escritor y quizá hasta buen escritor, y así buscarme una chamba digna de alguien con mis características laborales, cuando, por otro lado, sí muestro que soy escritor y de la manera más simple y lógica de como se debería mostrar, mis escritos desnudos y puros, lo digo así porque no han sido tocados por nadie que no haya querido que sean tocados, están expuestos ante mi alrededor cotidiano.
También debo confesar que la mayoría de las veces en que he sido tratado como escritor las he ignorado y he preferido no ignorar muchas de las veces en que no he sido tratado como escritor donde incluso he sido tratado como algo completamente distinto a eso y hasta algo negativo y denigrante.
También reconozco que me gusta la idea de subir a la red lo que escriba, no preocuparme mucho por buscar editorial con todo lo que encierra y con todo lo que flota alrededor de ella, buscarme lectores por mi propia mano, sin ser desagradable en el acto, ganar dinero como mesero, con clases de espaňol e ir a la oficina de empleos a ser mirado como si fuera un tontito incapaz de conseguirme un empleo, y soňar que algún día me compraré mi notebook de Mac y otras cosas.
Ahorita que puse que soy incapaz de conseguirme un empleo, es cierto, lo soy, no puedo pensar en otra cosa más que en escribir más cuentos y otras novelas hasta que pasé algo chingón. Lo digo porque podría empezar a estudiar alguna otra pendejada, minar la ciudad con mi currículum, que sí lo hago, ir a entrevistas, relacionarme con gente del lugar donde sabría que pagan bien, de iniciar algún negocio, etc., el caso es que sería emplear tiempo y energía en ello y con esto retirarle por completo el tiempo y energía a la literatura, qué difícil. O matarme, a la verga, ya, qué hueva, entiendo a los escritores que se han dejado morir o que de plano se han suicidado; o a los escritores que tiran la toalla y dejan de serlo para dedicarse a otras cosas más productivas y placenteras, los entiendo perfectamente.
Por suerte va bien mi recuperación y ya puedo salir un poco a la calle y no estar tan encerrado.

lunes, julio 12, 2010

Amorandeándome

Jujujj, es que me pasó algo simpaticón bonito agradable curioso. La mujer con la que viví muchos aňos, cuatro, son un chingo, a poco no, y con la que me sigo llevando bien chido, y sin la cual no hubiera podido escribir Beto Águila, me mandó un meil en el que me recomendó una rola de un disco. Escuché la rola y me encantó, escuché todo el disco y guau, me enamoré. HU HU HU de Natalia. Empecé a buscar videos de la rola en youtube y vi muchas entrevistas que le hicieron por la promoción del disco. La que más me gustó fue la que le hizo Cristina Pacheco, la neta, Natalia le dijo bien bonito, soy tu fan y Cristina la veía con mucha admiración e impresionada y también le dijo, soy tu fan. Vi muchos videos y otras entrevistas como las que le hicieron en varios programas de Televisa, en su ventana juvenil Telehit, que le arregló su disquera y tuvo que ir a huevo, bisnes, pus sí, Televisa sólo entrevista publicita sus productos o a los productos de sus socios. Pinche Televisa, se vio muy mal junto a Natalia, digo, de por sí se ve mal, pero junto a ella se vio lo excesivamente naca y de baja calidad que es, pero bueno, eso no es lo importante aquí. El caso es que no sólo me enamoré de HU HU HU, también me enamoré de Natalia, chale, ya sé que es infantil ingenuo y hasta estúpido, pero qué puedo hacer, así fue, aunque haya escrito HU HU HU con H y no con J. Una vez me enamoré de Katherine Mansfield, hace muchísimos aňos, hace poquísimos aňos me enamoré de Anais Nin, pero sólo un momentito, luego ya no, de Mansfield, sí, durante mucho tiempo.

viernes, julio 09, 2010

Bla, bla, parte, ya, huevos, qué

Ya me volví completamente loco en los títulos, en todo lo demás no completamente.

El día que ingresé al hospital me dieron una pastilla blanca para antes de dormir, la llamaron "un calmante". En la maňana me tomé otra, como a las siete de la maňana. A las ocho y media me dijeron que me desnudara y que esperara acostado en mi cama. Lo hice. Llegó un enfermero y sacó mi cama que tenía ruedas y me llevó a la sala de operaciones donde me envolví como taco dorado, flauta o taco duro, con mi cobija y me subí a la plancha. En la sala había varias personas y una de ellas me ensartó una aguja en el lado opuesto a mi codo, luego conectó un tubito blanco a la parte externa de la aguja clavada. Llegó el cirujano que me acarició el brazo y me sonrió como si fuera un padre muy cariňoso y yo un hijo que estuviera a punto de perder un brazo, entonces fue que la anestesióloga, en ese momento me dí cuenta que lo era, me conectó el tubito de plástico transparente y me dijo que pensara en el mar y le dije que en qué mar y me dijo, usted es de Espaňa, no, pus piense en uno de ahí, y le dije que no, que cómo se le ocurría, que era de México y pensé en el mar azul del caribe Yucateco, en unas chichis al aire libre y no recuerdo nada más, hasta que me desperté de la anestesia, de regreso en mi cuarto, donde ya no estaba el francés con el que había platicado en francés con mi mal francés, las dos camas restantes estaban vacías, y me quise ligar gacho a la enfermera que estaba conmigo en ese momento, una mujer muy joven, de entre veinte y veintitres aňos que se alejaba de mí y a la vez se acercaba para hacer no sé qué cosas, creo que trataba de ponerme un poco de gaza en mi oído o trataba de limpiarme la sangre, pero yo no la dejaba, estiraba los brazos, quería agarrarla, abrazarla, besarla, acariciarle las chichis y las nalgas que recuerdo me gustaron mucho, que se las veía bien cada vez que se alejaba de mí riéndose y le daba la vuelta a la cama, este detalle no lo recuerdo tan bien, luego ya me jetié bien cabrón, me acuerdo que empecé a soňar que me visitó una chica que había conocido una semana antes de la operación y que me había parecido hermosa y que me había prometido que me visitaría en Las Adelitas y que sí había ido a visitarme, justo dos días antes de la operación y que cuando la vi frente a la puerta con la luz del sol que entraba por la puerta y la iluminaba como diosa hermosa y que así se veía y que me veía y que me sonrió bien bonito y que yo le sonreí al principio de una manera formal y normal como a cualquier cliente que entra a Las Adelitas hasta que noté que me seguía sonriendo y de esa manera tan especial, como si me conociera y además como si le hubiera gustado mucho verme, y entonces me detuve a verla y fue cuando la reconocí y no pude creer que una mujer hermosa me haya ido a visitar a mí, a Las Adelitas, y, luego, cuando nos despedimos afuera del restaurante después de que comiera y platicáramos, nos diéramos un besitín en los labios, un besitín tímido, pero con muchas ganas de dárnoslo, uf, guau, entonces soňé que me había visitado esta chica a mi cuarto en el hospital cuando sentí que me tocaban el antebrazo, sonreí bien cabrón, abrí los ojos y, chalet, guou, qué contrariedad y qué horror, era una enfermera fea, de mal carácter, que fue a cambiarme la gaza, etc., y, pus, bueno, ni modo, le agradecí su trabajo y ya, a la verga, seguí durmiendo y soňando con la lindura conocida antes.
Estuve en el hospital tres días y luego en mi casa. No he podido caminar rápido, he sentido mareos, sobre todo cuando hago un movimiento rápido con la cabeza, pero todo bien, la apertura, parece que me abrieron el oído a la mitad para poder trabajar cómodamente adentro, se recupera a toda madre cada día y mi cuerpo se va adaptando al husecillo nuevo. Todavía no puedo cantar victoria, pero ahí va. Empiezo a escuchar también de mi lado izquierdo las mentadas de madre, por un lado está bien, pero por el otro, antes, me ahorraba la mitad de las mentadas.

En Israel, luego del mar muerto, visitamos la ciudad de Haifa y luego la ciudad de Tiberias donde está el lago Galilea.

sábado, julio 03, 2010

Entre Israel y otras cosas, parte... bla bla bla, modafokersitos

El martes pasado, 29 de junio, crucé la entrada principal del hospital Motol de Praga y ayer, 2 de julio, salí por ahí mismo y a pie. Como ya he escrito alguna vez, desde hacía varios aňos que no escuhaba nada bien de mi oído izquierdo. Cuando vivía en México, la neta no tenía muchas ganas de que en el IMSS alguien me viera el oído, un artefacto tan delicado, y no tenía ni un centavo como para ir a un buen hospital privado, así que lo dejé pasar. En Praga, un otolaringólogo alcohólico, se le notaba a leguas que lo era, de unos cincuentaitantos aňos, que trabajaba en un hospital con un ambiente tenebroso, todavía de la época comunista, me quería abrir el oído sólo para ver qué tenía y le dije, si, güey, ahorita, y lo dejé pasar.

Una cosita: por recién obtenida la ciudadanía checa, gracias a mi gen materno, obtuve con ello el derecho a inscribirme a la oficina de empleos y con ello obtener, al ser desempleado, el seguro médico de desempleado, que fue lo que pagó todo este desmadre. Estoy agradecido, muy agradecido.

Dejé pasar este asunto hasta que un día mi abuelo me dijo que fuera con su doctora del oído porque era muy buena. Mi abuelo conocía a muchos doctores porque a cada rato le salía algo, o cáncer o un tumor o herpes sozter o salpullido salvaje en toda la piel, así que era un experto en doctores y médicos y hospitales praguenses, y siempre había salido vencedor. Así que fui con la doctora que me recomendó, una mujer con voz fuerte, segura y mandona, al principio me asustó, no me miraba a los ojos, sólo veía la pantalla y me preguntaba cualquier cosa así como a ver, qué hueva, pero escucho, qué tienes, y ya le dije a duras penas porque entre que estaba nervioso, entre su impaciencia por mi checo deficiente y entre las intervenciones de mi abuelo que trataba de ayudar porque según él no puedo comunicarme con los checos para nada, hasta pensé que la doctora me azotaría en cualquier momento su agenda que revisaba cada segundo, pero no, no pasó nada lamentable, finalmente nos entendimos, me sentó en su silla con microscopio para ver dentro del oído, se sentó frente a mí y pegó sus muslos esbeltos y todavía bien formados a mis rodillas, pero mucho, hasta se asomó una leve sonrisita pícara, todavía no me acostumbro a este tipo de desplantes de algunas checas, vio dentro de mi oído y supuso en seguida qué tenía y me mandó con un especialista del oído. El especialista del oído me hizo una endescopía, por cierto, a mi hermano le encanta la endescopía, dice que es un mapa al revés, y descubrió el especialista que tengo otoesclerosis y que necesito una operación. Lo que había entendido al principio es que uno de mis huesecillos del oído, el que tenía la otoesclerosis, había crecido de más e impedía que el tímpano vibrara y que mi cerebro escuchara, así que había que limarlo o algo así y que sólo meterían unos artefactos largos por mi oído sin necesidad de cortar cartílago ni cráneo. Acepté, se hizo la cita y tuve que hacer algunos preparativos para la operación como análisis de sangre, de orina, una radiografía de pulmón y corazón, medida de presión y creo que ya. Llegué a la cita con toda esta información y me enseňaron un cuarto con tres camas, la enfermera me mostró el cuarto casi casi como si fuera un hotel casero, me mostró el baňo y la regadera. En una de las camas estaba un seňor joven que resultó ser francés, casado con una francesa, y que trabajaba en Praga no sé en qué madres y tenía tres libros abiertos sobre la cama, escritos en francés, sobre temas cabalísticos y sobre historia y biología, mi abuelo y yo nos acercamos a ver los libros cuando el francés estaba platicando afuera con su esposa francesa y mi abuelo me dijo como si fuera un niňo listo, a la gente se le conoce al ver lo que lee. La enfermera era una mujer como de unos treintaitantos casi cuarenta aňos, vestida con un vestidito azul claro que le formaba bien sus nalgas redondas y mostraba sus piernas agradables, y unos calcetines blancos subidos casi hasta las rodillas, se veía muy coqueta, se reía mucho, como las que le gustan a mi abuelo, siempre dice, mira, se ríe mucho, eso es bueno, y esta enfermera me preguntó que si las personas que me acompaňaban, o sea, mi madre y mi abuelo, eran mis padres y me reí y le dije, casi, pero no. La enfermera me miró como, sí o no. Aquí los checos no entienden el sí pero no. Entonces le tuve que decir con una precisión exacta, no, él es mi abuelo y ella es mi madre. Mi padre vive en el Deefe y están divorciados y ella puso una cara de ay, pobrecito, qué lástima.
Estoy haciendo el cuento largo. El asunto es que mi abuelo y mi madre se fueron y me quedé ahí solo con el francés simpático que se sorprendió que le hablara con mi mal francés y me preguntó que si hablo en inglés y le contesté con mi mal inglés; antes de hablar con el francés había esperado en el pasillo a mi cirujano para que hablara conmigo, pero no llegaba y no llegaba, pasaban las horas, yo me aburría, veía a mis vecinos con tubos, con las orejas vendadas con el cuello cortado con botelloncitos colgantes a los que le caía sangre amarillenta y ya me metí a mi cuarto, me quité los zapatos, los pantalones, me puse unos pants y me acosté en mi cama, leí el periódico, platiqué con el francés en mi mal francés, me eché una siesta porque estaba muy cansado porque trabajé mucho el fin de semana y bebí mucho también y dormí poco. Luego ya me llamaron para que vaya a ver al cirujano, pero no me vi con el cirujano, me vi con una doctora cirujana también, pero no era la que me operaría sino la que estaba en turno para cuidar a los pacientes de esa sección por cualquier emergencia, una mujer joven no fea con unas chichis que parecían querer romper los botones de su camisa blanca, con el abdomen plano, las cejas finitas delgadas y pelirojas y me imaginé de inmediato, no lo pude evitar, los pelitos de su pubis y su pucha abultada y ella notó mi distracción y entonces le pregunté, te gusta la comida mexicana, sí, me contestó efusiva, conozco México, estuve en Veracruz, en el caribe yucateco, en las playas del pacífico, en Oaxaca y en el Deefe, ah, chinga, ahora hasta conoce más que yo, pensé, pero luego luego le dije, ah, qué chingón, pues por qué no vas a Las Adelitas, un restaurante mexicano cien por ciento que está en Americká 8 en Vinohradech donde yo trabajo los fines de semana. Y ella dijo, ah, dices lo de cien por ciento porque la mayoría de los restaurantes mexicanos en Praga son un porquería, verdad. Y sí, es que hay muchos lugares disque mexicanos, pero nel pastel, en Praga el mejor lugar es Las Adelitas y luego le sigue otro lugar que ni conozco, pero que algunos mexicanos de Praga dicen que sí está chido. Y en Berlín, un cuate abrió un restaurante también cien por ciento mexicano que se llama La Pulquería y en Londres parece que alguien abrió un restaurante mexicano bien cabrón con comida ya muy sofisticada, mesoamericana y dividida en regiones y toda la cocha, o sea, todo un éxito la variedad mexicana. Y luego también se venden muchas cosas mexicanas, algunas paiques, que yo nunca había visto que se vendieran en México. Ah, y una cosa mala, muchas distribuidoras y exportadoras de productos mexicanos hechos en México son gringas y europeas, qué lata, pero bueno, acabo de lanzar un tip. La cirujana joven me explicó que me van a quitar el huesecillo daňado y van a poner uno artificial y me preguntó que si estoy de acuerdo y me dijo las cosas buenas y las cosas malas y luego me pidió que firmara unos papeles con los que aceptaba todo lo que me harían y sus riesgos. Nos despedimos, no le pedí su teléfono ni nada, se le notaba un poco nerviosa y como que quería parecer bien cabrón una profesional, así que sólo le sonreí con una de esas sonrisas que matan, ah, verdad. Pensé que ojalá se le haya mojado el chón, la neta, y pensé que ojalá vaya alguna vez a Las adelitas y que yo estuviera ahí. Me regresé a mi cuarto y algunas horas después, sí, muchas horas, es que llegué desde las nueve de la maňana, ya llegó mi cirujano y habló conmigo y me explicó todo el desmadre, me mostró unas fotos y unas ilustraciones y me preguntó a qué me dedicaba y le dije que estaba desempleado, o sea, sin contrato ni prestaciones y que trabajaba de mesero, ah, y de repente como maestro de espaňol y el cirujano puso una cara de chale voy a operar un pinche mesero. Uy, bueno, un pinche meserito, pero bien simpático y amable y atento con la clientela y que además a veces da clases de espaňol como yo, es tan valioso como, no sé, un pinche escritor bien cabrón o un pinche cirujano bien cabrón, creo.
Ya estoy haciendo una pinche novela de este pinche post, pero continuará.





En Israel, después de Belén, fuimos al mar muerto, cerca de la frontera con Jordania, qué bonito mar y qué lugar tan raro y tan fantástico. En esas aguas no hay ni un solo ser vivo, ni una sola bacteria, porque contienen tanta sal que se vuelven inhabitables. Llegamos a un balneario a orillas del mar, sólo ahí y creo que en otro o en otros dos lugares se podía uno meter a baňar, en cualquier otro lugar que se metiera alguien, estaba en peligro de recibir una bala Israelí o Jordana o sólo un regaňo Israelí. Y en el balneario uno no podía alejarse por el agua a más de cierta distancia porque sino se dejaba escuchar un regaňo desde un altavoz instalado en una torre de vigilancia donde había salvavidas y soldados. Era peligroso tanto por la inestabilidad sociopolíticogeográficohistóricoracialétnicoreligiosoyhastaeconómico de la zona y por la facilidad con la que uno se podía ahogar en el mar muerto. Si esa agua le llegaba a entrar a alguien a los ojos, éstos le ardían en exceso, tanto que uno no los puede abrir o si era tragada por alguien era también algo terrible, sabía a sal y quemaba sin piedad las glandulitas gustativas y si llegaba al estómago, no, pues, se sufría un ataque estomacal o un paro cardiaco porque un trago de agua del mar muerto constituye a tragarse un vasito de sal de un solo putazo. Llegamos a un estacionamiento grande donde había un restaurante y una tienda cafetería con mesas afuera, también había una zona pública con mesas y árboles y baňos y regaderas a donde llegaban familias israelitas de buen humor y organizaban una parrillada con carnes de res, cordero y verduras y ensaladas que no se veían nada mal ni olían nada mal. Los niňos gritaban y corrían y se daban de madrazos en la bicicleta o corriendo o con el árbol y los papás bien tranquis, pus sí, me imaginé que tenían que ser fuertes y estar preparados para cualquier emergencia. En la playa del mar, habían unas rocas colocadas a manera de gradas para sentarse y ahí vi a una seňora gorda medio lurias vestida de soldado con un buen rifle de largo alcance y con tiras de balas decorando su espalda y su pecho. Igual y sí era oficial su puesto, pero igual y no y sólo estaba preocupada, ya con algo de paranoia, porque pasara algo malo mientras sonreía y veía a unos niňos isrelitas jugando en la orilla del mar y tirándose piedras bastante grandes, una de ellas fue lanzada muy cerca de una turista que si hubiera recibido la pedrada era desangre y ambulancia segura, pero todo parecía muy normal y muy inofensivo y nadie hacía nada ni decía nada. Luego llegó un grupo de niňos de entre ocho y catorce aňos haciendo ruido con tambores y además cantaban cantos nacionales y seguramente religiosos en hebreo, estuvo raro, se me figuraron a un grupo de niňos narrados en una novela inglesa para niňos que se llamaba Emilio y los detectives que parecían de barrio y que jugaban y gritaban medio inocentemente, pero con muchas ganas de mostrar que ese era su barrio y que podían hacer lo que se les diera la gana, algo así.
Cuando me metí a nadar no podía estar boca abajo, sólo boca arriba, era la manera más cómoda de flotar en el mar muerto y digo de flotar porque pos ya todos saben que ahí uno no se hunde. Mientras me baňaba, Jindřich estaba sentado en las gradas de piedrotas, cada roca era un asiento para dos o tres personas, con cara como refunfuňosa como si hubiera estado pensando, qué hueva de lugar, ya me quiero ir a mi casa, estoy harto, qué chingados hago aquí. No se metió al mar, pero me tomó un par de fotos estando yo dentro. Luego salí y me enjuagué en una regadera como las que hay a veces en algunas playas para quitarse el agua salada, donde me entretuve bastante rato para quitarme bien la sal, sobretodo de las axilas, el culito peludón y de los huevitos. Luego fuimos a la tienda cafetería y pedimos un perro caliente kosher, por supuesto, y dos espresos largos con espumita. El Jindřich me dijo, como por quinta vez durante el viaje, que el café es un pinche café y que qué pedo con esas mamadas de la espumita y el capuchino y el maquiato y el buen café de máquina y que qué mamadas que no se pueda tomar el café instantáneo y ya, y que de plano no entendía la diferencia y que no la veía y que estaba muy complicado para su entender. Las primeras veces que me decía eso lo veía incrédulamente, creo que hasta abrí la boca, y luego ya lo dejaba hablar, como aquella vez del perro caliente, sentados en una de las mesas públicas, mientras veía a las familias israelitas, cómo los papás asaban sus carnes y verduras y como los niňos corrían y chocaban con todo y cómo las mamás, algunas muy ricas, estaban preparando la mesa sacando pendejada y media de topers, neveras y bolsas.

Sí, estuvo muy largo, pero ni pedo, hoy no pude ir a trabajar de mesero.

lunes, junio 28, 2010

Declaración

Se pueden ir a rechingar a su pinchísima madre Aguirre y todos los empresarios alrededor de la selección nacional de futbol y de la concacaf y de toda esa mierda.

Ah, pero eso sí, Marcelo Ebrard será presidente en el 2012, a huevo.

jueves, junio 24, 2010

Twelfth part of I am a turist in Israel, my dears...

Chale, ayer tampoco escribí nada, es que qué hueva. Además pinche Aguirre que mete al derrotista Franco que contagió a los demás con su derrotismo, y luego a Cuauh que pos ya está muy viejito y dicen que lo han visto fumar tabaco en algún pinchi antro naco fresa al que seguramente iría a tomarse sus dos chelas y a ligar viejas con el culo levantado como putitas vulgares de burdel para niú richs, y que cómo abunda este prototipo de mujer en Praga, que no me chinguen, el metro de Praga parece un pinchi antro naco fresa o un pinchi burdel con putitas vulgares para clientes niú richs. Praga ya me está aburriendo, es una capital de casi dos millones de habitantes con puro pinche provincianote donde se ofenden si no les hablas de usted, jajaj, o alzan la nariz en signo reprobatorio si dices una aparente inmoralidad que no tiene nada que ver con la moralidad o cuando alguien dice groserías como parte del lenguaje común, normal y natural de la gente. Y luego con eso de que muy cultural y la chingada, ni tanto, o, más bien, como cualquier otra ciudad del mundo, sólo que aquí es más una onda culturalosa como la del papá clasemediero que se quiere ver medio culturaloso y tiene sus discos de Debussy o de Verdi o de Bach y sus libritos bobos y sus pinturitas naises. Luego en el metro se ve mucha gente leyendo libros sin dibujitos, pero son puro pinche best seller, cabrón, pero cabrón, y madres muy cabronas. No sé, creo que más bien soy yo que me estoy volviendo el clásico pendejo que sólo quiere ver lo malo de su alrededor para sentirse chingón o especial. No, hombre, pero pérense, porque luego están los mexicanos que me encuentro por aquí que son bien buena onda y con los que se siente una especie de unidad patriótica y se valoran muchas cosas de México, pero que si me pongo de honesto amargado, son puro pinche provinciano mexicano con pretenciones de ser quien sabe que cagada chapada en oro. Pero chingón también, trato de llevarme con una banda checa bien chida y amena y con una banda mexicana bien chida y amena. Bueno, ya. Estoy de bipolar esquizoide entre lo que me gusta y lo que no me gusta.

De regreso a Israel, después de descansar frente a las camionetas policiacas, paseamos por la Jerusalén vieja y restaurada del barrio judío que, la verdad, no es por proselitismo o mamadas como esas, yo fui un simple e ignorante turista, estaba arreglado de una manera muy agradable y acogedora donde además vimos rescates arqueológicos de la Jerusalén bizantina o de la de Herodes o quizá hasta la de una época más vieja. Visitamos la tumba del rey David, una iglesia donde se resguarda la tumba de la mamá de María o algo así recuerdo, frente a la tumba de David, vimos también un poco del barrio armenio y al final del día regresamos a Belén, a una triste ciudad palestina donde se escucha a los palestinos hacer frenones y arranconcitos con sus autos igualito a como se puede ver y escuchar en Coapa o en Satélite o en Colina del Sur o en Aragón. Pero cómo hay nacos en todo el planeta. Si se vendiera salsa Valentina en todo el planeta, habría una bandera mundial que tendría en medio un frasco de un anaranjado valentino, y eso que a mí me gusta comer mis palomas con Valentina en el cine.

En Belén, por más nacos y sucios que sean, la gente estaba triste y desanimada, imagínense que un día no se puede ir a trabajar o no se puede regresar a casa porque pasó algo, no se sabe bien qué, y cerraron las puertas metálicas y altas por las que se necesita pasar para hacer una vida cotidiana, y luego, por lo mismo, tener pedos en la chamba porque se falta o porque se llega tarde, un desmadre muy desagradable. Se nota también enojo y fastidio, pero más tristeza, desilusión y desesperanza entre la población palestina, y eso que visité Belén y Jericó donde no está tan pesado como en la franja de Gaza. Cuando dejamos el hotel de Belén, el dueňo del hotel y el dueňo de la agencia de autobuses y el chofer que nos condujo a todas partes se despidieron de nosotros en el comedor y nos agradecieron profundamente que hayamos pagado sus servicios y así ayudado un poco a la economía de Belén y de los palestinos, hasta organizaron un brindis con vino belenense. A Jindřich, mientras tanto, parecía que le daba completamente lo mismo lo que pasaba a su alrededor y alzó su vaso de jugo de naranja imitando a los demás y ya, y luego se sentó y platicó con un seňor que también coleccionaba aviones a control remoto como el propio Jindřich y que resultó que se conocían y que se conocieron en un evento de aviones a control remoto hacía varios aňos.

martes, junio 22, 2010

Twelfth part, bueno no, espérenme.

Ya me está dando demasiado hueva esto de contar mi viaje por Israel, la neta, pero por otro lado como que sí quiero seguirle. Entonces no sé qué hacer, y luego estoy triste porque hace cinco días que nadie entra a leer la novela que escribí y subí a la red. Así como tampoco mis dos libros de cuentos. Además está el mundial que trato de seguirlo completo, además también trabajo mucho los fines de semana y un poco entre semana. Bueno, el caso es que hoy no habrá twelfth part, pero la habrá maňana.

martes, junio 15, 2010

My dears modafokersitos, this is the eleventh part...

Llegamos a la entrada que nos lleva al muro. Había dos entradas, una para los que conducen bien los autos y otra para las que lo conducen mal. La zona varonil era mucho mayor que la zona femenil. Para entrar había que ponerse un kipá en la cabeza o un sombrero o una gorra o lo que sea que le cubriera la cabeza, si alguien no hubiera tenido algo para tapársela, no hubiera sido un incoveniente, había una cápsula de plástico que contenía decenas de kipás de color azul oscuro por fuera y por dentro tenía unas cintas de plástico con unos dientecitos para que el kipá se sujetara bien al pelo o a la calva y no se cayera por la fuerza del viento o por si uno mirara hacia arriba. Jindřich sacó uno de la cápsula para ponérselo y yo hice lo mismo. El muro abarcaba unos cien metros de largo, la parte que se dejaba ver a los ojos del cielo, porque había otra parte oculta que tenía una especie de entrada cavernosa de lado izquierdo. Encima de la entrada cavernosa estaba lo que empezaba a ser la ciudad vieja de Jerusalén, un muro alto que protegía los edificios que rodeaban la explanada de las mezquitas. Jindřich y yo estábamos medio sacados de onda y fascinados con la banda que rezaba junto al muro, la mayoría eran rabinos que vivían en Israel, básicamente en Jerusalén, y que recibían una mensualidad económica del estado. Tenían ropas viejas, usadas y algunas hasta rotas, pero se veían a gusto, orgullosos de su convicción y sacrificio. Eran estudiantes e interpretadores y maestros del Talmud y de muchos otros libros relacionados con el Talmud y con la historia de los hebreos. La mayoría de los que estaban rezando eran rabinos, había otros que no lo eran, había los que no rezaban y que nomás estábamos turisteando. Pudimos ver a rabinos tanto ancianos como muy jóvenes, vestidos de negro o con mantas blancas con bordados rojos, algunos tenían cintas de cuero con las que se rodeaban los brazos con fuerza y se veían como, no sé, entre punkigóticos o sadomasogueys, también tenían otra misma cinta de cuero en la cabeza que sujetaban una caja cuadrada negra justo a la altura de la cien, por supuesto, todos tenían barbas largas, si es que no eran imberbes todavía, y los rulos largos en las patillas, ah, y los que vestían de negro, se cubrían con una manta blanca o negra, algunos tenían sombrero o un kipá y la cinta con la cajita. Rezaban inclinando el cuerpo hacia delante y hacia atrás mientras leían o rezaban escritos en hebreo seguramente del Talmud o de la Tora, o sea, del antiguo testamento.
El Jindřich y yo pasamos por la entrada cavernosa y descubrimos a más rabinos y turistas a lo largo de otros cincuenta metros de muro sagrado donde también había una biblioteca medio grande con libros en hebreo y gente junto a los libreros leyendo parados o sentados en sillas de plástico tipo de la Corona. Junto a una de las cámaras que resguardaban los libreros con los libros había una placa de nombres de gente que donaron dinero o hicieron algo importante para el mantenimiento, recontrucción del lugar o algo por el estilo, y del lugar de donde vivían y la mayoría eran judíos de Canadá. Inspeccionamos bien la cueva y cuando salimos, Jindřich y yo nos despedimos del muro dándole un beso, acto que fotografiamos, y salimos de la zona varonil.
Encontramos al resto de nuestro grupo sentados sobre un murito que servía especialmente para sentarse y descansar del recorrido y del sol junto al estacionamiento de las camionetas militares y policiales jerusalenses. Entre las camionetas se veían grupos de tres o cinco soldados que descansaban, platicaban, bromeaban y se relajaban. Dos niňos se acercaron a saludar a dos soldados que les sonrieron con ternura, les sobaron la cabeza y les dieron de fumar de sus cigarros y se rieron y luego cuando notaron que yo y otras personas veíamos cómo les daban entre broma y broma de sus cigarros a los niňos se pusieron serios y se ocultaron detrás de una de las camionetas.
Vi sentada en el murito a la checa joven que viajaba con su mamá y me senté junto a ella, le dije hola y empezamos a platicar, luego de algunas informaciones que nos dimos me preguntó que qué onda entre Jindřich y yo, que por qué viajábamos juntos, que si éramos pareja o que si éramos padre e hijo. Y yo, chales, no me chingues, manigüis, pos qué pasó. Y ya le dije, no, ninguna de las dos, es que él es el hijo de la novia de mi abuelo y me miró perpleja y le dije: qué, a poco no habías pensado en esa posibilidad.

martes, junio 08, 2010

This is the fokini tenth p...

Sí, el mesías. Prosigamos con esto. Uno de los turistas checos de mi grupo trató de acercarse por un caminito a la gran puerta destinada al mesías que llevaba a una reja negra donde había un tubo de agua donde estaba conectada una manguera verde de plástico y poder asomarse a ver si podría descubrir algún misterio o tomar una foto privilegiada, o quizá tentado por la idea de ser él el mesías, pero uno de los soldados le gritó con energía y poder que no prosiguiera y que se alejara de inmediato, con tanta fuerza le había gritado que todos los demás nos asustamos, algunos de los checos de mi grupo parecieron a punto de entrar en un colapso nervioso. Conocía ese gesto en los checos porque en Praga, cada vez que sucede algo, no sé, cualquier ruido fuerte e inesperado, los checos muestran miedo y terror en sus expresiones, quizá todavía del rezago violento represor del socialismo soviético. Por suerte, el turista regresó con lentitud, como si desafiara a los soldados para ver qué harían y los soldados se calmaron y luego lo ignoraron barriéndolo con la mirada, parecían saber que no haría nada, quizá tendrían aňos de experiencia en ese tipo de turistas. Los demás integrantes del grupo se relajaron de inmediato y emprendimos la andanza hacia el otro extremo de la explanada, cerca del portal que lleva a la parte musulmana que pasamos de largo. Cruzamos un jardín de olivos muy bonito y agradable, lleno de árboles bajos con pequeňos frutillos, pero minúsculos, tanto que todavía no se veía venir la aceituna. Vimos a un jardinero israelita hebreo que parecía seguir las indicaciones del Talmud y que comía kosher y que se veía alegre, bonachón, que nos miraba amablemente, y que removía un pedazo de tierra quién sabe para qué. Seguimos nuestro camino, pasamos por una puerta principal del edificio de La roca, donde nos detuvimos unos minutos para que nos dijera algo el guía y hasta que nos sacaron de ahí tres hombres árabes vestidos modestamente con un gorrito en la cabeza que no era un Kipá, tenía otra forma, más como sombrerito, porque era la hora en que los musulmanes de la parte musulmana tomaban la explanada para sus rituales y porque comenzaba a entrar mucha gente por esa puerta principal del edificio de La roca. Muchos turistas trataron de entrar a La roca y ver qué había dentro, pero obviamente no los dejaron y los sacaron casi casi tocándolos e invitándolos a que se apresuraran en sus pasos. Pues ya tuvimos que salir de ahí, ni modo, eran las trece horas o las doce horas y ese era el final del horario de visitas para que los musulmanes tomaran sus instalaciones y pudieran hacer sus rituales y costumbres sin la mirada de ningún pinchi turista. Salimos por una de las cuatro puertas que enmarcan la explanada. La primera fue por donde entramos gracias al puente improvisado. La segunda fue esa por donde entrará o por donde ya ha entrado, y hasta varios, el mesías. La tercera puerta fue esa que da al barrio musulmán. La cuarta y última era por la que salimos de la explanada, una que da a una callecita estrecha o callejón, la Jerusalén vieja está llena de estos callejones, parece algo así como una ciudad vecindad con edificios de hasta tres o cuatro pisos con paredes de piedra de un color amarilloso, y este callejón por donde caminábamos parecía ser limítrofe entre el barrio musulmán y el barrio judío, religiosamente hablando, porque geográficamente hablando todos eran israelitas, y étnicamente hablando no se puede diferenciar con exactitud porque hay musulmanes de toda índole étnica y hay judíos que no son hebreos, y, bueno, justo al salir por este pasillo nos encontramos con cuatro soldados israelíes disfrazados de policías con cara de cansancio y aburrimiento, y al final del callejón, doblamos a la izquierda para pasar por otro módulo de vigilancia con más soldados israelíes disfrazados de policías y hasta con el marco ese electrónico que me caga la madre, y poder salir a otro espacio amplio donde estaba la entrada para acercarse al muro de los lamentos, o sea, lo que quedaba de la enorme zinagoga destruida por los romanos.

sábado, junio 05, 2010

Nineth fokini part of I am a nice turist in Israel, my dears...

Chalet, he estado ocupadón y no he tenido tiempo de postear, pero ahorita entrego uno chiquito y el martes, a más tardar, otro. Ya quiero terminar las partes de Israel porque ya se me antoja escribir otras cosas.

Cruzamos el puente improvisado y pasamos por un marco de piedra que parecía ser una reliquia antropológica, se nos abrió ante nosotros la plaza o la explanada o lo que sea de las mezquitas donde nos recibieron varios soldados bien armados que tomaban café y platicaban en grupos de dos y de tres. El guía checo nos platicaba varias cosas sobre el lugar, no recuerdo nada de lo que dijo, salvo algunos chistes que luego mencionaré. Sólo diré que el guía checo, en realidad, no era guía, era ecólogo y trabajaba en una empresa o alguna madre así y estaba de guía porque su pasatiempo es el estudio étnico de algunas culturas, como por ejemplo, los hebreos y su religión, entre otros temitas por ahí, y, bueno, este guía, un hombre cuarentón, alivianadón, sabía muchas cosas sobre el tema.
Vimos una antigua mezquita de nuestro lado derecho, a nuestro lado izquierdo estaba un lugar para lavarse las patas con banquitas de piedra frente a unas llaves de agua. En la misma dirección, un poco más adelante, se veía una fuente que tenía también llaves y banquitos de piedra para que se sienten los fieles y se laven las patongas, los fieles musulmanes, no los judíos ni los católicos ni tibetanos ni los japoneses ni los chinos ni los aztecas ni los marsianos ni los lunáticos, sólo los musulmanes, y puedan entrar a su mezquita descalzos como seguramente lo indica el Corán que deben hacerlo.

Jindřich miraba incrédulo y con hueva todo lo que se nos presentaba, el lugar donde empezó la forma de ser de occidente y, por consiguiente, casi del mundo entero. Parecía un niňo de doce aňos con su playera naranja y con su mirada risueňa y serena, tomaba fotos, se alejaba del grupo y se acercaba de nuevo.

Enseguida de la fuente, vimos la gran cúpula de oro que cubre la roca, creo que esa misma de donde voló Alá al cielo, igualito que lo hizo Jesús setecientos aňos antes e igualito que lo habrán hecho otros cuantos héroes, espíritus, ángeles, mesías, salvadores, etc., miles de aňos antes dentro de historias y leyendas fenicias, persas, mayas, aztecas, indús y de varias otras civilizaciones. El edificio de la roca era muy bonito, con azulejos pequeňos, como de vidrio, que formaban figuras indefinidas y que coloreaban alegremente el lugar. Desde así de cerca veía las paredes del edificio cuando llegó un grupo de adolescentes musulmanas con su maestra musulmana, todas morenas bonitas, y se sentaron debajo de un quiosquito, a unos metros del edificio de la roca. Las miré y hasta les tomé fotos. El techo del quiosquito donde estaban sentadas ellas y donde yo estaba parado mirando tenía tapizado agujeros de bala. El grupo de adolescentes musulmanas venía de la parte árabe musulmana de Jerusalén, parte por la que no caminamos como grupo de turistas, luego entramos ahí Jindřich y yo y a él le dio miedo, pero ese es otro episodio. Frente al edificio de la roca estaba la entrada sellada por donde se supone entrará el mesías judío. Esa puerta está bien custodiada por soldados, no vaya a ser que algún fanático quiera destruir la puerta y así ya no pueda entrar el tan esperado mesías o que otro fanático crea que es el mesías y quiera abrir la puerta a como diera luegar, incluso usando dinamita o una máquina tumba paredes, porque la puerta es una cosa muy grande de piedra que se podría abrir sólo con magia, no me lo explicaría de otra forma, bueno, la verdad, es que comencé a imaginar que si el mesías entrara por ahí sería una casualidad tremenda que consistiría en que el mesías no sabría que lo era, es más no sabría tampoco que era judío, como mucha gente en el mundo, y formaba parte de un equipo de ingenieros o de antropológos o una pendejada así y que tuvieran que hacer algo con esa puerta, restaurarla o investigar o poner drenaje o algo y que tuvieran que abrir la pinche puerta y entonces pasaría el mesías sin que él supiera que lo era, pero entonces pensé que pus nadie sabría que ya había pasado el mesías por ahí porque ni él lo sabría ni los demás lo sabrían, y entonces pensé, ya fue mi último pensamiento, que seguramnente ya habían pasado por ahí hasta diez mesías y que nadie se había dado cuenta, y entonces, ahora el último pensamiento, vi a Jindřich y le pregunté, güey, no serás tú el mesías. Me miró, se sonrió y se chivió.

jueves, mayo 27, 2010

Eighth part of I am a turist in Israel...

El camión nos dejó en una esquina que no estaba esquinada, más bien, redondeada porque es una avenida nueva, moderna, como la que se puede ver en cualquier ciudad del mundo, o casi en cualquier ciudad, que rodea la ciudad vieja de Jerusalén, aunque ni tan vieja, por lo menos no de la época de Jesús, ni siquiera de la época bizantina donde los romanos habían conquistado el territorio y lo controlaron todo durante varios aňitos. Nos bajaron en aquella esquina redondeada y cruzamos la avenida, no muy ancha, como si fuera de una ciudad como la de Mérida. Todos nos sorprendimos de los continuos claxonazos y la falta de respeto entre los automovilistas y entre ellos y los peatones. Hasta yo me sorprendí, ya me había acostumbrado al silencioso ambiente vial de Praga, pero me adapté en chiga loca, mis últimos nueve aňos los viví en el Deefe, pero el desmadre vial de Jerusalén, y toda Israel en general, no era como el del Deefe, tampoco como el guarro naco y muy agresivo de Toluca o cualquier lugar urbanizado del Estado de México, no, más bien era un desorden vial como el de Guanajuato o como el de Guadalajara, así más o menos, como el de Mérida no porque en Mérida está todo más ordenado y civilizado, sí hay desmadre también, pero no tanto como el que vi en Jerusalén. Caminamos por la banqueta mientras veíamos de nuestro lado derecho un cerro que se levantaba de manera muy empinada. Luego llegamos a unas escaleras por las que subimos y que nos sacaron a una superficie larga y de concreto por donde se entra al lugar sagrado, o sea, a las ruinas de la antigua zinagoga y a la explanada de las mezquitas.

La antigua zinagoga de Jerusalén todavía estaba en pie en la época de Jesús, luego los romanos le dieron matarile rile ro, a la zinagoga, bueno, también a Jesús. Y la primera primera zinagoga, o primer gran templo, lo terminó de construir Salomón en el siglo X y que 400 aňos después destruyó Nabucodonosor II. La zinagoga principal de la época de Jesús la construyeron los líderes Zorobabel, Esdras y Nehemías 400 aňos antes. De estos tres güeyes no sé nada y ya me dio hueva seguir leyendo en la wiki algo sobre ellos.
Las ruinas a las que me referí es un muro largo y muy alto, mejor conocido como el muro de los lamentos, residuo dejado por los romanos en seňal de mira quién es el chingón aquí, cabrón. Los israelitas de todas las épocas lo han dejado tal cual por, no sé, para no olvidar su derrota y por la mala suerte de vivir tantos exilios hebreos en el transcurso de la historia de la humanidad, etc.
La explanada de las mezquitas se llama así desde que los musulmanes empezaron a conquistar Jerusalén en algunas épocas de la historia y a construir mezquitas y edificios, donde su principal edificio es el que carga con la cúpula dorada que adorna todas las postales de Jerusalén, la cúpula de la roca que protege la santa roca y que está contruida justo encima donde estaba la cúpula de la zinagoga en la época de Jesús. Todo este desmadre es sobre el cerro o monte, como le llaman los bibliómanos, llamado Moriá y el desmadre es porque según la Biblia ahí Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo, asunto que recogen los islámmicos también, no sólo los judeocristianos, y donde también se supone que Mahoma ascendión al cielo acompaňado por el ángel Gabriel, no sabía que los musulmanes tenían ángeles, y donde también se supone que los judíos pusieron la primera piedra para construir el mundo. Y el gran gran pedo es que los hebreos construyeron antes que nadie en este lugar su primer gran templo de oración porque simplemente vivían en esas tierras.

Cruzamos el recibidor de concreto de la entrada y luego tuvimos que formarnos en una fila interminable de turistas para pasar por un módulo de seguridad comandado por soldados israelitas, donde vi por primera vez a un judío negro con su kipá y toda la cosa. Los soldados estaban de mal humor, hartos, y nos trataron con tosquedad. A mí me hicieron pasar tres veces por el pinche marco sensor de metales, primero por las llaves y el dinero, luego por el cinturón y luego por el celular, cómo me caga quitarme el cinturón mientras el pendejo de seguridad se planta frente a mí sin dejarme de ver y con altanería, así que lo tuve que ver feo, ni modo, y le dije mamonamente sí, teléfono, mi teléfono. No sé por qué lo hice, es que se siente raro estar en esas situaciones, muy desagradable, pero no pasó a mayores, pudimos seguir todos los del grupo, incluso yo. Después del módulo caminamos por un pasillo largo e improvisado con bardas de metal y tablas de madera, luego por una especie de puente también improvisado, parecía que estaban construyendo o restaurando algo, donde a la mitad de éste se nos dejó ver el muro en todo su ancho desde arriba y noté que a lado del muro se abría un hoyo o una cueva de donde entraba y salía poca gente, quería ver en chinga qué había en ese tunelito. Lo vería hasta el final del recorrido. Apenas iba al principio, cruzaba el puente improvisado que nos llevaba a la entrada del templo de las mezquitas.

viernes, mayo 21, 2010

Seventh p... o... I... a... a t... i... I... d... m...

Mi amanecer en el cuarto del hotel en Belén fue agradable y rico. Lo sentí como una maňana invernal en Mérida. Eran las seis y media de la maňana y hacía un friíto de esos enferma pendejos porque parece que no hace frío y fácil sale uno en playera a la calle, pero tome perro, sí que hace frío, poco, pero el suficiente para que te de una gripita de esas incómodas y para qué enfermarse, sobre todo cuando uno está de viaje como era mi caso. Puras pendejadas pensé y pienso siempre a las seis y media de la maňana mientras veía las cortinas de poliester grueso de la ventana. En eso escuché el rechinar de la otra cama individual que estaba a un buró de distancia de mi cama y me dije casi cerrando los ojos, que no sea el Jindřich, no, que no sea él. Lo dije esperando algún tipo de milagro que haya sucedido durante la noche y que en lugar de él, estuviera, no sé, su hija adolescente bien hiper cachondérrima, pero no, no pasó el milagro, ni siquiera por haber estado en la tierra sagrada donde sucedieron tan grandes milagros. Belén, qué feita ciudad, la verdad, sin chiste, si no fuera por la información previa, nadie iría a pisar ese lugar pero ni por error.
Bajamos a desayunar al comedor donde nos esperaba el jamón más barato del planeta, pan de molde también bien baratronics, agua de calcetín con saborizante a café, un jugo de naranja peor que el de Bonafina, huevo duro y frutas y verduras. Jindřich se comió un chingo de pan con un chingo de jamón y un chingo del jugo de naranja. Estábamos sentados al final de una fila de mesas y al final de esa mesa, lugar escogido por Jindřich, parecía que no quería tener contacto alguno con la demás gente del tur, éramos los únicos en el hotel.
Salimos al fresco de la calle y nos subimos al autobús para ir a dar un rol por Jerusalén. Antes de salir de Belén esperamos como media hora para cruzar la muralla, había una fila larga de autos, casi no había camiones, a diferencia de la tarde anterior que salían muchos camiones turísticos. Eso me hizo pensar que a lo mejor los únicos turistas que dormíamos en Belén éramos nosotros. Y la fila de autos aquella maňana en su mayoría tenía las placas blancas palestinas. Por fin llegamos a la muralla, nos detuvimos ahí por orden de unos soldados israelíes que controlaban el paso. Había varios soldados, unos vestidos de negro y otros como si fueran a la prepa, eran muy jóvenes y había unos con dreds, otros al estilo medio ponketón o también los peinados con gel y los pelos parados o hasta los peinados a raya con lentes, pero eso sí, todos con una mirada seria de pocos amigos y una metralleta que daba miedo y a veces también pistola o rifles largos y poderosos. Dos soldados entraron al camión y caminaron por el pasillo, nos revisaron con la mirada, a algunos les piedieron su pasaporte y luego se bajaron por la puerta de atrás. Mientras pasaba eso, otros dos soldados revisaban el espacio para el equipaje que estaba vacío porque regresaríamos en la noche al hotel donde dormimos. Y, al mismo tiempo, también pasaba que el chofer del camión, árabe palestino, había bajado a la calle y platicaba muy a gusto con otros dos soldados como si se conocieran de toda la vida. Los cuatro soldados revisores dieron su visto bueno, se despidieron del chofer y seguimos el camino hacia Jerusalén.

viernes, mayo 14, 2010

Sixth... in Israel... modafokersitos

Cruzamos el portal de la muralla gris sin problemas, no había cola para entrar a Belén. En cambio, para salir sí la había, una fila larga de camiones turísticos y autos con placas amarillas israelís o con placas blancas palestinas. Belén parecía más o menos como si alguien del Deefe hubiera entrado a la colonia Cerro del Judío, pero sin tanta gente y sin tantas casas amontonadas unas sobre las otras. Las chicas palestinas, uf, qué lindas, y qué cachondérrimas. Luego las dejé de ver tanto porque me dijeron que no debía hacerlo si es que no quería alguna agresión o hasta un altercado violento con algún musulmán o hasta con uno de los árabes católicos. Sí, ya sé cómo funciona, vengo de México, le contesté al que me había hecho la advertencia. Mi interlocutor no supo a qué me refería con lo que le contesté y no dijo nada de oh, México, qué divertido o alguna pendejada como esa que todos dicen cuando les digo que vengo de México.
El autobús nos llevó al hotel donde nos dieron nuestras llaves de cuarto. Nos esperaba una rica cena en el comedor, un bufet o una mesa sueca como lo llaman los checos. Comimos sopa de verduritas. Hubo ensalada de lechuga y humus con pan de pita. Como platillo fuerte nos prepararon un guisado de res que era como un entomatado rojo pero sin chile morita o cascabel que se podía acompaňar con pasta o arroz y con verduras cocidas. Nunca, en los cuatro días que estuvimos ahí, nos dieron cerdo porque los musulmanes, así como los judíos, no comen cerdo. Aunque los dueňos del hotel se supone que eran árabes católicos y los católicos pueden comer de tocho morocho.
Luego nos fuimos cada quién a dormir. Casi todos durmieron en pareja: muchos maridos y esposas, una madre y su hija, dos hombres solos, una mujer sola y dos hombres raros juntos, o sea, yo y Jindřich. Cuando los demás nos miraban yo estaba seguro que en sus pensamientos había muchas interrogaciones acerca de nosotros. Yo los saludaba normal, hola. Los checos se sacan de onda cuando les digo hola, aunque hubiéramos estado juntos en un tur donde nos veíamos la jeta a cada rato y sabíamos que nos veríamos las jetas durante varios días más; o entre vecinos; o no sé, a la mujer u hombre que trabaja en algún negocio a la vuelta de mi casa. Cuando he tenido oportunidad de saludar a un checo en una situación de este tipo, algunos se chivean, otros se enojan como diciéndose, uy, qué insolencia, otros te miran como si me hubiera puesto a saltar en frente de ellos con cara de lunático, y luego, en un caso contrario, me responden igual, con un hola, además de una sonrisota, como si se sintieran aliviados de que alguien les hablara y que parecen estar a punto de abrazarme.
Ya en el cuarto, Jindřich sacó su lap top, se conectó al internet y luego al Skype. Hablamos con su mamá y con mi abuelo y les platicamos cómo estuvo la llegada. Ahí, platicando con mi abuelo, supe que él le había dicho que se baňara, se lavara el pelo, la boca y quizá hasta le había dicho que se quitara los pelitos de la nariz. Qué cagado todo esto, pensé.
Ya empezaba a pensar en Jindřich como un buen compaňero de viaje cuando, en medio de la oscuridad, empezó a roncar con fuerza. Por suerte tenía mi oído izquierdo jodido, con una pobre audición de veinte por ciento, así que me acostaba de lado derecho, tapando con la almohada el oído bueno, y poder dormir plácidamente.

viernes, mayo 07, 2010

Fifth... I am... modafokersitos

Antes de cruzar las murallas, mencionaré algunos detalles de mi compaňero de viaje. Bueno, pos, cuando salimos de Tel Aviv, él de plano se durmió, jetón casi todo el camino hasta las murallas. De vez en cuando lo miraba, confieso que sentía repulsión por su cercanía, estaba sentado a lado de mi asiento, hacía calor, no había aire acondicionado, su lado izquierdo siempre llegaba a tocarme por más esfuerzos que hacía por comprimirme hacia la ventana. El antebrazo lo tenía peludo, unos vellos largos que, cuando me llegaban a rozar, me decía, este viaje va a estar medio de la verga. Además parecía valerle madres, estando dormido o despierto, si me tocaba o no, y no sólo eso, sobrepasaba la frontera de su asiento como un niňo o un loco que parece a veces no distinguir algunas fronteras de cercanía y confianza. A mí me daba pena decirle algo al respecto, pensaba que se pondría a llorar, jajaj. Cada vez que estaba a punto de decirle, él me sonreía inocentemente y con una atención muy amable esperaba a lo que le fuera a decir o preguntar, así que luego le decía no, nada, y él, con actitud paternal, sí, dime, no importa, qué ibas a decir. No, que no, nada. Ya como que se medio encabronaba porque no le decía y le tenía que inventar pendejadas como: Jindro (sí, le cambié el nombre, es que no vaya a ser que diga alguna indiscreción), por qué te duermes. Todos los días haces este viaje o qué? (Ahorita estoy en un teclado donde no está el primer signo de interrogación. Pero en cuanto esté en la biblioteca del Instituto Cervantes de Praga, que por cierto se llama Carlos Fuentes, donde puedo usar las compus con teclados en espaňol por una módica suma de doscientos pesos anuales, cambiaré estos detallitos) A lo que, generalmente, se reía y luego decía cosas tan simples como, porque tengo sueňo. Y ya, ahí quedaba la cosa, yo proseguía pegado a la ventana hasta que lo escuchaba roncar otra vez.
Jindřich, que es lo mismo que Jindro, luego platico el porqué de la diferencia, cuando lo conocí, era un tipo que olía mal, tenía el pelo grasosísimo y con un chingo de caspa, le apestaba la boca a dos metros a la redonda, tenía unos pelitos crecidos en la nariz, bastante largos, que funcionaban como sujetadores de las hojuelas de caspa que le nevaba de un pelo mal cortado que le cortaba siempre su mamá. Además, el pobre tenía una nariz grande, larga, hinchada, con venitas rojas y moradas. Lo conocí en casa de la novia de mi abuelo en una comida y mientras él hablaba de cómo preparaba una comida explicando cada detalle sin necesidad alguna de hacerlo yo me decía, bueno, qué pedo con esta banda que dejan existir con tanta normalidad a este energúmeno.
Sentados en el camión, camino a Belén, me di cuenta que el pelo ya no estaba grasoso, o sea, se lo había lavado, no tenía pelos en la nariz, o sea, se los había rasurado o depilado o no sé qué, no apestaba tanto y además, lo que más me conmovió fue que, cuando estaba despierto, se metía cada diez minutos dos Tic tac a la boca. Me pareció raro el cambio, me preguntaba a qué se debía, si antes se notaba que no tenía ni la menor preocupación sobre estos detalles, hasta parecía que vivía en un planeta donde anunciaban en la tele hormonas especiales para que te crezcan hermosos pelitos en la nariz y así te puedas coger a todas tus compaňeras de la universidad. Pensé mucho en la razón del cambio mientras miraba la vida israelita a través de la ventana que parecía a punto de romperse por evitar el contacto con Jindřich.